viernes 27/11/20

El temporal “Félix” provoca decenas de incidencias por toda la ciudad aunque sin daños muy cuantiosos

El temporal “Félix” apenas dio tregua hasta bien entrada la tarde de ayer. Las horas previas fueron muy movidas para los servicios de emergencia, con una carga de trabajo constante para los bomberos.

El temporal “Félix” apenas dio tregua hasta bien entrada la tarde de ayer. Las horas previas fueron muy movidas para los servicios de emergencia, con una carga de trabajo constante para los bomberos. El temporal Félix dejó decenas de incidencias entre las que destacó la caída de un andamio dañando parte de la fachada de un edificio y el desprendimiento de una pequeña chapa de la cubierta del estadio de Riazor.
Desde la tarde del sábado hasta las tres de la madrugada de ayer los bomberos apenas tuvieron descanso. Cada vez que volvía una dotación se encontraba con otra saliendo por un nuevo aviso. De noche lo que hubo que atender fueron caídas de señales, vallas y carteles, además de asegurar algún que otro rótulo de comercios. También se recibieron avisos por problemas con cascotes que caían de fachadas, desprendimientos de canalones y temor a que se soltaran antenas de los edificios. La sesión de llamadas se tranquilizó hasta por la mañana, cuando los vecinos se despertaron y vieron los destrozos que “Félix” fue dejando a su paso.

Mientras algunos coruñeses se atrevían a adentrarse en los Jardines y en los arenales, desoyendo la advertencia de que estaban cerrados y haciendo caso omiso a los precintos, los efectivos del dispositivo de emergencia iban de aquí para allá. En la calle de San Vicente, en Os Mallos, todas las vallas que protegían la obra de reurbanización se fueron al suelo y en la iglesia de San Jorge retiraron unos focos del atrio.
Los bomberos tuvieron la oportunidad de usar el nuevo brazo articulado en Riazor y acudieron a la calle del General Rubín, que estuvo cortada durante parte de la mañana porque se desprendió un andamio que colgada de la última planta dañando la fachada y obligando a retirar por completo la estructura.
Pasado el mediodía las intervenciones ya habían llegado a superar las 40, aunque sin daños personales. Tampoco los materiales fueron demasiado cuantiosos, pero al cierre de esta edición el número seguía creciendo y la alerta dura hasta hoy. Lo mismo ocurrió en la comarca. El municipio con más problemas fue Bergondo, donde se recogieron muchos árboles de las calzadas.

Comentarios