sábado 5/12/20

El temporal deja fuertes lluvias y un reguero de incidentes

La madrugada del sábado al domingo acaparó la mayoría de las intervenciones
La lluvia no vació la calle Real | patricia g. fraga
La lluvia no vació la calle Real | patricia g. fraga

Por segundo día consecutivo, la ciudad se enfrentó a una alerta naranja por un temporal que dejó caer un chaparrón en la ciudad, y provocó incidentes leves que mantuvieron ocupados a los bomberos. Sin embargo, aunque el día de ayer fue desapacible, la mayor parte de los problemas se registraron durante la noche del sábado al domingo, durante el que los servicios de emergencia tuvieron que realizar varias salidas. 

La jornada comenzó a las nueve y media de la noche del sábado, cuando los bomberos recibieron la primera llamada en lo que había sido un día tranquilo, a pesar del viento a la lluvia: al parecer, una ráfaga de aire había arrancado una tela de plástico y la había dejado sobre la calzada del a avenida de A Pasaxe, afectando a la circulación. 

Poco después, pasados diez minutos de la una de la madrugada, se produjo una inundación en el párking subterráneo de A Palloza, donde una tubería perdía agua, de manera que los bomberos tuvieron que acudir a cortar el suministro antes de que se anegaran las instalaciones. Pero el viento volvió a hacer de las suyas y tuvieron que acudir a la carretera de los Fuertes donde había arrancado la rama de un árbol que estaba obstruyendo el tráfico rodado. 

Todavía no habían acabado ese servicio cuando recibieron una nueva llamada que alertaba de que se había producido otra inundación. Esta vez la lluvia había anegado la glorieta frente a Marineda City. Al parecer, el problema es que los sumideros de recogida de pluviales se habían obstruido. Faltaban diez minutos para las dos de la madrugada. Los bomberos se dirigieron hasta allí y desatascaron tres sumideros. 

Vigilancia en la costa 
Hay que tener en cuenta que se había declarado la alerta naranja solo en el mar. En tierra, el nivel era solo amarillo, a pesar de lo cual todos los incidentes se produjeron allí. Los bomberos estuvieron de de vigilancia en La Coraza para asegurarse de que no se produjera ningún incidente en el Paseo Marítimo hasta la pleamar, alrededor de la una y media de la madrugada. 

Si el mar se mantuvo tranquilo, el agua de lluvia, en cambio, siguió haciendo de las suyas. Hay que tener en cuenta que los pluviómetros recogieron más de 80 litros de agua el sábado y casi 55 litros ayer: el canalón de una casa en la plaza de Lugo estaba obstruido, así que la lluvia se filtró en el interior. Los bomberos tuvieron que desatascarlo. Ya durante el día, tuvo lugar un breve corte de luz en los semáforos que regulan la ronda de Nelle, en el cruce con la avenida de Finisterre. 

Tampoco en el área metropolitana se libraron de incidentes, porque la carretera que discurre de Irixoa a Cambás quedó cortada por unos castaños caídos que tuvieron que cortar los bomberos de Betanzos. Tanta lluvia cayó este fin de semana que las aguas del crecido Mandeo se volvieron turbias por el arrastre de tierras y vegetación.

Comentarios