domingo 25/10/20

El tejido comercial de San Andrés se debilita mientras los estrenos no cesan en el centro

Las aperturas de nuevos negocios, ya sean comercios o establecimientos hosteleros, no paran de producirse en todo el centro a excepción de una calle.

La zona que se transformó en plataforma única vive un resurgir paulatino	                                     pedro puig
La zona que se transformó en plataforma única vive un resurgir paulatino pedro puig

Las aperturas de nuevos negocios, ya sean comercios o establecimientos hosteleros, no paran de producirse en todo el centro a excepción de una calle. La pujanza de San Andrés, antaño referencia de compras, continúa en caída libre y solo se salva gracias a la remodelación que se acometió hace unos años en el tramo final de la vía. El sector achaca a esta semipeatonalización la recuperación paulatina del tramo que va desde la iglesia Castrense hasta la Estrecha de San Andrés y pide que se acometa cuanto antes la reurbanización del resto de la vía.
Casi todos los bajos que permanecían en venta o en alquiler en la calle de San Andrés hace un año, siguen en las mismas circunstancias en este cierre de 2014. En algunos negocios abiertos al público incluso se han colgado los carteles de liquidación por cierre.
Mientras que en esta céntrica arteria apenas se han vivido estrenos en los últimos meses, en el resto de calles de la Zona Obelisco y otras agrupaciones los inmuebles se están arrendando con una rapidez propia de antes de la recesión. Pero San Andrés no acaba de coger impulso,  salvo que el análisis se haga en el tramo final de la calle, es decir, el más próximo al Ayuntamiento.
El presidente de la Asociación Zona Comercial Obelisco, Antonio Amor, reconoce que “la tónica general” se plasma en la “vidilla de la zona más peatonal” frente al tramo largo de la calle porque su salida de la recesión “va más lenta”.
Si habla de la calle Real y su entorno Amor resume: “Es una pasada el número de obras y aperturas que estamos detectando, estamos encantados”. Pero ese optimismo todavía no se ha trasladado unas calles más atrás,  hacia el Orzán.
El colectivo cree que parte de la culpa la tiene que el proyecto municipal de convertir el vial en un gran bulevar se quedase a medio hacer, pues las inauguraciones sí van a buen ritmo en el tramo que se convirtió en plataforma única para tráfico de vehículos y peatones. Lo cierto es que el ir y venir de potenciales clientes es mucho mayor por donde se hace más sencillo el paseo.

unir y no separar
“El futuro de la zona Obelisco pasa por San Andrés, que ahora divide el puerto y la playa pero que tiene que unirlos”, sostiene el representante, por lo que demanda que se retome el plan de mejora.
Pese a esta reivindicación también culpa del problema inmobiliario a los propietarios de los bajos porque “los alquileres han ido bajando con menos velocidad que en otras zonas”. En todo caso, confía en que la rehabilitación de la plaza de la Cormelana sirva de aliciente para los emprendedores. 

Comentarios