viernes 18.10.2019

Los taxistas son los primeros en notar las calles despejadas de la doble fila

Los profesionales del volante empiezan a percibir los resultados de la presión policial en el centro de la ciudad
Los conductores de bus todavía advierten vehículos aparcados en las paradas destinadas al transporte público, pero los taxistas aseguran que circulan con más desahogo | quintana
Los conductores de bus todavía advierten vehículos aparcados en las paradas destinadas al transporte público, pero los taxistas aseguran que circulan con más desahogo | quintana

El Ayuntamiento insiste en que todavía es demasiado pronto para hablar de los efectos de la política de tolerancia cero contra el mal aparcamiento. Pero los que más tiempo pasan al volante recorriendo la ciudad, los taxistas, aseguran que ya puede percibirse una mejoría, y que se puede circular con más desahogo por las calles que antes, por efecto de la doble fila, habían quedado reducidas a un solo carril.

Antonio Vázquez, presidente de Radiotaxi, aseguró ayer que se percibe claramente la presión policial: “Por cualquier sitio que se  pasa hay la Policía Local o ve coche se paran y si está el conductor le mandan que se marche o si no está, multa al canto”. La mejoría se nota en ciertas calles en las que se han activado las cámaras de la Vía Prioritaria Vigilada (VPV) para multar. “Yo lo veo sobre todo en la zona de Matogrande, en Juan Flórez, la zona de Fernando Macías y Alfedro Vicenti, Médico Rodríguez”, enumera Vázquez. Lo que tienen en común estas calles era que, desde primera hora de la mañana y durante toda la jornada laboral, era habitual ver en ellas a coches estacionados en los carriles de circulación. Hasta ahora, al parecer.

El presidente de la asociación mayoritaria Teletaxi, Manuel Sánchez Quindimil, considera que el público se ha tomado en serio las advertencias del Ayuntamiento: “La gente, si la avisan, toma nota”. Por otro lado, la mejora no se da en todas las vías por igual, dado que los esfuerzos policiales se centran en desatascar las principales arterias. “Algunas calles sí, pero hay otras que quedan escondidas todavía, pequeñas, que quedan cortadas”, mantiene Quindimil. Además, la plaza de Lugo sigue siendo un problema porque al tratarse de una zona comercial, son muchos los que se detienen para hacer recados. Además, el portavoz del sector destaca el hecho de que los conductores aparcan todavía en las esquinas, lo que dificulta girar.

En todo caso, Quindimil, reconoce que las calles se ven “más desatascadas que ayer” aunque señala que el buen tiempo que ha reinado durante la jornada puede haber ayudado. “Yo veo muy poquito coche en la ciudad, pero habrá que dejar pasar el fin de semana. Sobre todo el viernes”.

Sin control

Las calles se mantendrán despejadas solo si la presión policial lo que al presidente de Radiotaxi le parece bien: “Ya era un sin control total. Había gente que veía un sitio para aparcar y como era más cómoda la doble fila, aparcaba así”.

Es más, desde Radiotaxi han pasado una circular a sus miembros en la que les aconsejan que no estacionen en doble fila en las paradas abarrotadas, como las de la plaza de Pontevedra o la avenida de Arteixo, que suelen ser las que más viajeros generan y a donde acuden los choferes para esperar a sus clientes. Para Vázquez, los taxistas deben dar ejemplo también, y si resulta que las paradas más populares del centro están ocupadas, los chóferes deben desplazarse a otras para prestar servicio.

Comentarios