jueves 28.05.2020

Sophie Simonds, la músico profesional que pone banda sonora a la calle de la Franja en pleno estado de alarma

La joven de 24 años vive en A Coruña desde octubre y ahora utiliza su talento para animar a sus vecinos
La músico londinense Sophie Simonds
La músico londinense Sophie Simonds

Desde que se decretó el estado de alarma en España la gente se aferró a todo tipo de rutinas. Para los vecinos de la calle de la Franja, en pleno centro de A Coruña, esta rutina tiene forma de saxofón y una banda sonora que corre a cargo de Sophie Simonds. Esta londinense de 24 años es una músico profesional que comenzó a familiarizarse con este instrumento de viento a los seis años, y ya a los diez sabía tocar hasta seis instrumentos.

Simonds vino a la ciudad por primera vez en 2018 a visitar a un amigo, con el que vivió la noche de San Juan. Ese día se enamoró de A Coruña y prometió que volvería cada 23 de junio, hasta que en 2019 decidió mudarse definitivamente. En octubre, hace cinco meses, hizo las maletas, dejó el Reino Unido y condujo hasta la ciudad herculina, donde en principio se quedará ocho meses más. El coronavirus fue una noticia por la que se enteró a través de las redes sociales a principios de año. Fue entonces cuando agradeció estar en un sitio más pequeño que Londres, donde la población ya comenzaba a tener pánico. Además, el hecho de que no haya habido episodios violentos en supermercados, por ejemplo, lo atribuye a que “la gente de aquí sabe que el virus se combate juntos”. Se enteró del confinamiento en su bar favorito, La Faisana, donde le dijeron que tenían que permanecer en sus casas.  

Música de Queen

Pero, ¿qué hace Sophie para aprovechar su talento y compartirlo con el resto de vecinos de la Franja en estos momentos difíciles? “Hay una persona cerca de nuestra casa que todos los días a las 19.30 horas pone música para todo el mundo y a las 20.01 horas reproduce I want to break free de Queen, que es una de mis canciones favoritas de la historia”, explica. El primer día que escuchó a su vecino no lo dudó ni un segundo.  “Fui corriendo al cuarto, monté el saxofón y volví, pero la canción ya había terminado”, cuenta. Sin embargo, Sophie estaba entonces ansiosa por que llegase el día siguiente, así que cuando escuchó los primeros acordes del tema de Queen, “recé para que el arnés del saxofón no se rompiese, respiré y lo saqué por la ventana”. La primera persona que se dio cuenta de que el sonido procedía de un instrumento de verdad fue una señora bailando en su balcón de al lado. “Estaba muy emocionada y empezó a bailar y animarme, así que otra gente se unió a mirar, hasta que llegó a haber treinta personas observando cómo tocaba”, relata la londinense.

A partir de ese día tan señalado para la protagonista, la cita de las 20.00 horas es imprescindible para los residentes de esta céntrica calle. “El segundo día estaba aplaudiendo por los médicos y los vecinos de las casas de al lado me pidieron que tocase, así que lo cogí y no defraudé”, sostiene. Ahora, cada noche la Franja se convierte en un concierto de Queen, pero en este caso algo más atípico: desde la ventana y dentro de un estado de alarma. “A raíz de esto me siento un poco más como en casa en mi ciudad adoptiva y un poco más cerca de mi familia. Esta es A Coruña, este es mi hogar”, concluye.

Comentarios