domingo 9/8/20

Un socavón estrangula la circulación en la glorieta de Cuatro Caminos

Lo que era una comprobación rutinaria de los técnicos municipales acabó convirtiéndose en un grave problema de tráfico cuando se descubrió que el firme bajo el que discurren a diario cientos de vehículos en Cuatro Caminos,

La valla abarca dos carriles de la calle del doctor Enrique Hervada	javier alborés
La valla abarca dos carriles de la calle del doctor Enrique Hervada javier alborés

Lo que era una comprobación rutinaria de los técnicos municipales acabó convirtiéndose en un grave problema de tráfico cuando se descubrió que el firme bajo el que discurren a diario cientos de vehículos en Cuatro Caminos, discurría sobre una oquedad que podía derrumbarse en cualquier momento. Fue necesario cortar al tráfico dos de los tres carriles de la calle del doctor Enrique Hervada, que discurren en dirección ronda de Nelle y organizar un dispositivo de tráfico durante la semana que, calculan, llevará devolver al terreno las condiciones que permiten circulan sobre él de forma segura.
En las horas punta de mañana y tarde se produjeron embotellamientos en torno a las vallas que delimitan el espacio afectado y la situación seguirá complicada: se mantendrá la circulación en el carril derecho, el que lleva obligatoriamente a la calle del doctor Enrique Hervada, y los otros dos queda reducidos a uno en la glorieta, convertida en un cuello de botella que genera atascos. Por eso el Ayuntamiento aconseja evitar Cuatro Caminos y circular por vías como la avenid a del Ejército, Ramón y Cajal, alcalde Pérez Ardá, marques de Amboage o Caballeros.
Mientras los conductores evitan el socavón, los operarios lo repararán. De momento, ya se ha determinado el culpable del desaguisado: el concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, reveló que es uno de los antiguos rios de la ciudad que fueron cubiertos por el asfalto hace décadas. O Rego dos Xudeus discurre desde Vioño, atraviesa Os Mallos y San Pedro de Mezonzo y desemboca a la altura de A Palloza.

una "caverna"
El personal municipal descubrió que la fuera de la corriente había roto los muros y la bóveda con la que había sido cubierto y había arrastrado poco a poco la tierra hasta producir lo que Varela describió como “unha caverna interior de considerable tamaño”. Llenarla no será una obra fácil porque hay un pozo de saneamiento y varias canalizaciones de agua y telecomunicaciones que obstaculizan los trabajos.
Una vez hayan alcanzado el río, tendrán que reparar el trecho de la bóveda dañada, que sustituirán con piezas prefabricadas de hormigón. Es mucho trabajo, pero Varela mostró su alivio por el hecho de que no haya llegado a hundirse, provocando un accidente y destacó que si no fue así es gracias a las continuas inspecciones de las infraestructuras.
Para el edil responsable, incidencias de este tipo destacan la relevancia de los trabajos de inspección, conservación y mantenimiento. Una labor con la que, asegura, el Ayuntamiento está comprometido, como prueba su dotación presupuestaria

Comentarios