Miércoles 26.06.2019

Los sindicatos piden que el Gobierno local apoye al 092 frente a los okupas

Los disturbios que siguieron a la toma de la Comandancia de Obras por parte de la Policía Local el 23 de mayo continúan siendo un quebradero de cabeza para el Ayuntamiento .

La Policía Local tuvo que despejar la entrada de la Comandancia a primera hora de la mañana del 23 de mayo | javier alborés
La Policía Local tuvo que despejar la entrada de la Comandancia a primera hora de la mañana del 23 de mayo | javier alborés

Los disturbios que siguieron a la toma de la Comandancia de Obras por parte de la Policía Local el 23 de mayo continúan siendo un quebradero de cabeza para el Ayuntamiento en general, y para la concejala de Seguridad Ciudadana, Rocío Fraga, en particular. No solo por los okupas, que persisten en sus movilizaciones, sino por los propios policías locales. Su asociación profesional ya emitió un comunicado protestando por el intento municipal de lavarse las manos de los arrestos de okupas llevados a cabo por la Policía Nacional y ayer, el sindicato CSIF, con el apoyo de CCOO y UGT, dijo que exigirá que el Gobierno local explicite su apoyo a los policías municipales en el próximo pleno, mientras que la CIG se plantea pedir la dimisión de Fraga.
Sin embargo, hay disensión entre los propios sindicatos tras celebrarse el martes una tensa junta de personal municipal. En ella se sometió una propuesta del CSIF en apoyo a la Policía Local por su actuación durante los disturbios con los okupas que siguieron a la toma de la Comandancia de Obras. Esa propuesta no contó con el apoyo del sindicato nacionalista, a pesar de que las fuentes consultadas reconocieron estar muy disgustadas por cómo se gestionó la situación en la jornada del 23 de mayo, cuando los manifestantes amenazaron con arrollar a la Policía Local, que se encontraba sin apoyo. “Foi unha desfeita e hai responsables”, señalan desde la CIG.

Exceso de violencia
Por su parte, el CSIF criticó los “mensajes ambiguos y ataques” que sufrió la Policía Nacional por la portavoz del BNG, Avia Veira, que criticó la acción policial por considerarla en exceso violenta. Hay que señalar que los okupas contaron once heridos entre sus filas, mientras que por lo menos dos agentes locales fueron heridos cuando trataban de impedir que los antisistema volvieran a entrar al antiguo recinto militar.
CSIF es mayoritario en el cuerpo municipal y finalmente consiguió el apoyo para incluir en el orden del día del próximo pleno la declaración de apoyo al servicio de Policía Local por la actuación en la Comandancia de Obras, con los votos de UGT y CCOO, los otros sindicatos mayoritarios, mientras que la CIG se abstuvo. Así que el próximo pleno se dará una vuelta de tuerca más a un incidente por el que el alcalde, ya ha tenido que dar explicaciones.

Comentarios