miércoles 5/8/20

Servicios Sociales recorre las calles para invitar a los indigentes a ir a los albergues

la llegada de una ola de frío que bajará las temperaturas más de cuatro grados ha puesto en alerta al Ayuntamiento, que ha decidido reforzar el servicio de atención a las personas sin hogar.
Decenas de personas acudían ya desde el mediodía de ayer al refugio del Padre Rubinos	quintana
Decenas de personas acudían ya desde el mediodía de ayer al refugio del Padre Rubinos quintana

la llegada de una ola de frío que bajará las temperaturas más de cuatro grados ha puesto en alerta al Ayuntamiento, que ha decidido reforzar el servicio de atención a las personas sin hogar. Desde la noche del martes, técnicos del Servicio Municipal de Urgencias Sociales (Semus) y voluntarios de Cruz Roja patrullan las calles de la ciudad para repartir mantas, comida y bebidas calientes. Desde el gobierno municipal también se recomienda acudir a los albergues de la ciudad.

“Estos días que va a hacer mucho frío se reforzará también la presencia de la Policía Local para intentar que estos indigentes acudan a los albergues”, explicó el concejal de Servicios Sociales, Miguel Lorenzo, quien reconoció que, si bien la mayor parte de los sin techo que hay en A Coruña están localizados, “todavía puede haber otros desperdigados por varias zonas de la ciudad”.

“Solicitamos la colaboración de aquellas personas que conozcan que otra persona está durmiendo en la calle, que se pongan en contacto con el 092 para intentar localizarle y llevarle ayuda”, subrayó el edil.

Lorenzo insistió en que el Semus ha incrementado su actividad y que las visitas nocturnas están comenzando a dar su resultado. Tanto es así, que en los últimos días se ha podido constatar un ligero descenso en el número de personas que optaron por no dormir en la calle y trasladarse a un albergue. “El otro día solo se localizaron nueve personas, mientras que el fin de semana fueron 14”, indicó Lorenzo. “Todas están más o menos controladas”, aclaró.

Desde el refugio del Padre Rubinos confirmaban la coordinación con el Ayuntamiento para ceder sus instalaciones a quienes lo necesiten. El albergue dispone de un total de 86 plazas: 30 para el servicio de “Calor y café”, 46 para los cuartos de hombres y 10 para los cuartos de mujeres.

La directora del albergue, Sor Clara Gallego, explicaba que en los últimos días habían tenido un número de usuarios similar al de meses anteriores aunque esperaban cubrir todas las vacantes antes de la ola de frío. “Nosotros acogemos primero a nuestros usuarios habituales y luego le comunicamos al Ayuntamiento las plazas que quedan libres para que, cuando salgan por la noche, sepan a cuántas personas pueden traer para aquí”, explicó la religiosa.

Curarse en salud > Con el refuerzo del servicio de atención a personas sin hogar el gobierno municipal ha querido curarse en salud para evitar que se produzcan muertes como las sucedidas a finales de 2011, cuando tres indigentes murieron en la calle –por causas todavía no determinadas– en el plazo de una semana.

Entonces, se abrió un extenso debate sobre si el Ayuntamiento había puesto los medios necesarios para facilitar que las personas en riesgo de exclusión social pudiesen contar con un lugar al que acudir por las noches.

Comentarios