domingo 20/9/20

Servicios Sociales pide a la Xunta que el uso de los pisos de Ribeira Sacra como “vivienda transitoria”

La concejala de Xustiza Social e Coidados, Silvia Cameán, ha solicitado a la titular de Infraestruturas e Vivenda, Ether Vázquez, una carta en la que le pide que se le ceda el uso de cuatro de los pisos propiedad del IGVS en la calle de Ribeira Sacra, “para ser destinadas a vivienda transitoria de terminados colectivos con necesidades especiais ou outras finalidades de interese público ou social”.

Las viviendas han sido objeto de actos vandálicos frecuentes    pedro puig
Las viviendas han sido objeto de actos vandálicos frecuentes pedro puig

La concejala de Xustiza Social e Coidados, Silvia Cameán, ha solicitado a la titular de Infraestruturas e Vivenda, Ether Vázquez, una carta en la que le pide que se le ceda el uso de cuatro de los pisos propiedad del IGVS en la calle de Ribeira Sacra, “para ser destinadas a vivienda transitoria de terminados colectivos con necesidades especiais ou outras finalidades de interese público ou social”.
En su misiva, Cameán recuerda que fueron los esfuerzos municipales por realojar a los okupas que residían de forma irregular en esos pisos lo que permitió solucionar un conflicto que llevaba afectando desde 2013 a las comunidades de los números 15, 17, 19 y 21 de esta calle. “Este Goberno leva dende o primero día impulsando medidas para atallar situacións de vulnerabilidade social”, recordó la edil del área, que destacó la puesta en marcha de la renta social municipal o el programa de alojamientos temporales.
Para hacer esta solicitud, el departamento municipal se acoge al artículo número 24 del  Decreto 253/2007 del régimen jurídico del Instituto Galego de Viveda e Solo (IGVS). Siempre, claro, que no hayan sido adjudicadas a personas que cumplan los requisitos. 
 
acuerdo
A principios de año, la Xunta, que es la dueña de los pisos ocupados a través del Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS), abrió el procedimiento para expulsar a las cuatro viviendas que entonces estaban ocupadas después de que llegaran Ayuntamiento, Xunta y comunidad de vecinos llegaran a un acuerdo. Pero desde entonces, la presión de la autoridades, sobre todo de
la Concejalía de Servicios Sociales, había conseguido que por lo
menos dos se marcharan,
Muchas de esas personas eran de etnia gitana y se encontraban en riesgo de exclusión social, algunas con menores a su cargo, por lo que la situación fue delicada. n

Comentarios