miércoles 21.08.2019

Sendas salidas de vía en solo una hora en Alfonso Molina y la AP-9 provocan atascos

Una furgoneta quedó montada sobre la mediana de la AC-11, pero el conductor salió ileso del percance
El segundo vehículo siniestrado fue un turismo que se salió de la carretera en la autopista | quintana
El segundo vehículo siniestrado fue un turismo que se salió de la carretera en la autopista | quintana

El primer día de la operación salida de agosto anunciado por la Dirección General de Tráfico (DGT) transcurrió con tranquilidad, a pesar de los abundantes advertencias de las autoridades, que temían embotellamientos, hasta  que se produjo un siniestro a las ocho de la tarde en dirección entrada a la ciudad que produjo retenciones. Una hora después, una segunda salida de vía, esta vez en la propia AP-9.

Al parecer, el primer siniestro lo protagonizó una furgoneta, cuyo conductor perdió el control del vehículo tras una falsa maniobra. Al parecer, no hubo ningún otro transporte implicado, por lo que las primeras hipótesis apuntan a un exceso de velocidad combinado con el estado del firme, mojado por al intermitente lluvia que cayó durante la tarde de ayer.

Guardia Civil

A pesar de la aparatosidad del siniestro, el conductor salió ileso, aunque su furgoneta quedó montada justo sobre la mediana de cemento, dificultándole abandonar el habitáculo. Ante esta escena, los vehículos pisaron el freno, comenzando a ralentizarse el tráfico. Esa era la situación cuando llegó una patrulla de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil que comenzó a gestionar el tráfico y cortar los carriles afectados.

Acababa de llegar una grúa para retirar la furgoneta de la mediana de cemento cuando se produjo la segunda salida de vía, alrededor de las nueve de la noche, a cien metros del final de la autopista, también en dirección entrada de la ciudad.

En este caso, el vehículo siniestrado era un turismo, que sufrió daños de consideración, aunque su conductor resultó aparentemente ileso, según fuentes de la DGT. Los patrulleros de la Guardia Civil acudieron al lugar para controlar la circulación, y facilitar las maniobras de la grúa para que retirara el vehículo siniestrado. Aún así, las retenciones perduraron hasta casi las diez de la noche.

Comentarios