Jueves 15.11.2018

El sector turístico se encomienda al buen tiempo para que la campaña de verano no sea peor que otros años

No solo el comercio se duele de los efectos colaterales del mal tiempo en sus ventas, el sector más turístico también reconoce que los meses anteriores han sido malos

Las terrazas tuvieron ayer algo más de afluencia gracias a las buenas temperaturas | quintana
Las terrazas tuvieron ayer algo más de afluencia gracias a las buenas temperaturas | quintana

No solo el comercio se duele de los efectos colaterales del mal tiempo en sus ventas, el sector más turístico también reconoce que los meses anteriores han sido malos y que si el tiempo no se estabiliza enseguida como en estas dos últimas jornadas la temporada de verano podría ser peor que las de años anteriores. Los hosteleros son los más preocupados puesto que los miembros de la Asociación de Hospedaje de A Coruña (Hospeco) han cerrado un mes de junio con unas cifras aceptables.
“No tenemos datos ni de antes ni de una previsión pero, en general, la gente está preocupada porque el tiempo no ha ayudado nada”, afirma el presidente de la Asociación de Hostelería de A Coruña, Héctor Cañete, que entiende que haya cierta tensión a pesar de que tanto A Coruña como Galicia venían atravesando unos años de recuperación turística. Si bien es cierto que también echan de menos eventos atractivos que llamen la atención, estos empresarios creen que el gran problema en este momento es la meteorología cambiante. 
“El tiempo hasta ahora no ha ayudado, ha sido malo para las terrazas y los restaurantes porque se ha trabajado mal, todo ha estado muy parado”, dado que incluso los propios coruñeses preferían quedarse en casa. Por ello, Cañete dice que aún queda casi todo el verano por delante y advierte de que si el tiempo no mejora en líneas generales habrá mayor “incertidumbre” en los negocios.
Desde su punto de vista “un 5% de la facturación total se juega en la temporada” en la que también aumentan las contrataciones y, por ejemplo, en el caso de no vender en los “hospedajes es una catástrofe” porque no dependen tanto de los vecinos en los que sí se pueden apoyar los hosteleros en julio y agosto.
Apostar por la experiencia 
El presidente de la entidad comenta que las noticias de inundaciones o climatología adversa pueden tener impacto tanto en unos como en otros establecimientos. Lo bueno es que ahora los viajeros “tienen memoria a corto plazo y como son de última hora” pueden venir, eso sí siempre y cuando no llueva justo cuando escogen un destino.
Por su parte, el presidente de Hospeco, Rafael Benito, incide en la idea de que “si sigue así durante el verano no seremos un destino muy apetecible”, aún siendo consciente de que el “clima en este momento es muy inestable en todos lados”. Por ello, recalca que los agentes turísticos tienen que “mejorar la estancia y la experiencia del cliente, con independencia de la climatología”.

Comentarios