domingo 26.01.2020

El sector del ocio nocturno espera lidiar con menos fiestas ilegales esta Navidad

El sector del ocio nocturno está de enhorabuena porque las fiestas ilegales de Fin de Año van a menos y así lo dicen sus propios informes de cara a esta  .

Varios jóvenes coruñeses regresan a casa después de la pasada Nochevieja	javier alborés
Varios jóvenes coruñeses regresan a casa después de la pasada Nochevieja javier alborés

El sector del ocio nocturno está de enhorabuena porque las fiestas ilegales de Fin de Año van a menos y así lo dicen sus propios informes de cara a esta Nochevieja. Sin embargo, los empresarios se mantendrán vigilantes respecto a convocatorias de última hora que se puedan producir en A Coruña y sus alrededores y a las convocatorias especiales de otros hosteleros. El objetivo primordial de la Federación de Empresarios de Salas de Fiesta, Baile y Discotecas de Galicia (Fesdiga) es implicar al nuevo Gobierno local en la lucha contra estos eventos que ejercen una competencia desleal hacia los establecimientos que cuentan con las licencias oportunas.
“En la zona de A Coruña no tenemos conocimiento de ningún gran evento pero son difíciles de detectar porque se anuncian los últimos días y por las redes sociales”, destaca el presidente de la federación, Samuel Pousada. Pese a ello, creen que la crisis echará una mano para que se convoquen menos quedadas porque no hay demanda para ellas.
En todo caso, Pousada lamenta que la bajada vaya ligada a la  recesión y no a la actuación por parte de los organismos públicos para defender a los empresarios que tienen todo en regla. De hecho, a estas alturas desde el colectivo han dado un primer paso solicitando al Ayuntamiento su “plan preventivo de seguridad navideña para detectar este tipo de fiestas”. 
Por el momento el Gobierno municipal no ha respondido a la demanda –como tampoco lo había hecho en años anteriores– pero Pousada advierte de que si las Administraciones locales se implicasen en la lucha “se podrían evitar el 95%” de los eventos que se desarrollarán en la zona. Pues aunque los ilegales se reducen, se mantiene el número de celebraciones “ilegalizables”.
Es una parte primordial de lo que consideran esa competencia injusta entre hosteleros. Pousada explica que este tipo de festejos son aquellos “que se detectan en restaurantes o cafeterías que organizan cenas-baile o actuaciones y no están autorizados a ello porque supone ejercer una actividad diferente a la suya”. 
“No cuentan con permiso y podrían legalizarlo todo pero no se molestan en hacer la tramitación”, incide el representante de las discotecas. Así se libran de pasar los exhaustivos controles a los que sí se somete a las salas de baile y pubs. 
Para combatir esta lacra, asegura, “hay poca colaboración porque los ayuntamientos con más recursos como A Coruña, Ferrol o Santiago hacen la vista gorda”. Según sostiene, si se redactasen esos planes de seguridad que tanto reclaman no quedarían estratagemas para que algunos hosteleros se libren de pedir las autorizaciones correspondientes. 
“Hay un pasotismo total con todo este tema y tarde o temprano habrá otra tragedia como la del Madrid Arena y nos acordaremos tarde”, denuncia el presidente de Fesdiga.

Comentarios