jueves 24/9/20

Un sector que aún tiene que despuntar

Ya son XXIII las ediciones que ha visto la Feria de Muestras de la Feria de Autónomos de Galicia (Femaga). A estas alturas, parecería que ya todos los empresarios de la comunidad han tenido que pasar por el salón de Expocoruña

El puesto de Viveros Brandariz creó un rincón florido en Expocoruña	javier alborés
El puesto de Viveros Brandariz creó un rincón florido en Expocoruña javier alborés

Ya son XXIII las ediciones que ha visto la Feria de Muestras de la Feria de Autónomos de Galicia (Femaga). A estas alturas, parecería que ya todos los empresarios de la comunidad han tenido que pasar por el salón de Expocoruña, pero siempre hay alguno para el que es la primera vez. Por ejemplo, Viveros Brandariz, que convirtió su puesto en el salón en un pequeño jardín lleno de arbustos, flores y árboles. Esta empresa familiar tiene fuertes raíces en Sada, puesto que ya es la tercera generación (casi cien años) que se dedica a llenar de verdor los rincones de Galicia.
Marcos y Juan Brandariz discuten a menudo por plantas. “Nos llevamos diez años de diferencia y nuestros conceptos son distintos”, confiesan. Juan sostiene que su abuelo comenzó el negocio con las apenas cuatro o cinco (rododendro, azalea, camelia...) pero hoy en día su empresa ofrece cientos de variedades diferentes. “Y cada año hay nuevas, la variedad de diseño y complementación nos da pie a ello”, defiende Marcos.
Pero no vale todo, porque el feismo gallego no se limita a los edificios y hay que saber combinar las plantas para obtener el efecto deseado. “Aquí la progresión de la jardinería y el paisajismo va con 25 años de retraso en comparación Inglaterra, Holanda o Alemania”, señalan.
Para ellos, se trata de un problema cultural, por eso recomienda a cualquier que trate de montar su jardin que se documente teniendo en cuenta el terreno y la casa: “Y pensar si va a ser interactivo, para caminar, o para observarlo desde la casa”.
Para documentarse, internet es el primer paso, pero Marcos aconseja buscar a un paisajista. “Nosotros también asesoramos si nos traen una foto del jardín, pero lo ideal es que no se descontrolen. Que escoja las que van a ser los pilares del jardín e ir decorado de mayor a menor”. Incluso si se trata de un simple piso, confiar en el vendedor e informarle si por ejemplo, se va a colocar a la luz o a la sombra.
Aunque Viveros Brandariz trabaja con particulares, su principal volumen de negocio es con otras empresas y, de hecho, Macos ve a los paisajistas de la ciudad como sus principales aliados para fomentar la cultura de las plantas: “El publico desconoce muchísimas variedades, pero si no tuviéramos Alfonso Molina la gente no vería las begonias, los leptospermum, rododendros, o cedros”.

Comentarios