jueves 19.09.2019

Secretos del montaje de una ciudad en los muelles

No requerirán el levantamiento de edificios pero los muelles de Transatlánticos y Batería sí se convertirán en una miniciudad de stands y propuestas de ocio en paralelo a la llegada de los participantes de la regata Tall Ships Race a A Coruña.

El montaje del recinto de la Tall Ships Race toma forma aunque la mayor parte del dispositivo comenzará mañana	quintana
El montaje del recinto de la Tall Ships Race toma forma aunque la mayor parte del dispositivo comenzará mañana quintana

No requerirán el levantamiento de edificios pero los muelles de Transatlánticos y Batería sí se convertirán en una miniciudad de stands y propuestas de ocio en paralelo a la llegada de los participantes de la regata Tall Ships Race a A Coruña. Detrás de esos cuatro o cinco días en los que los coruñeses y los turistas podrán disfrutar del evento, hay cuatro años de duro trabajo de puertas adentro.
El Ayuntamiento es el promotor de esta cita lúdico-deportiva, pero la Autoridad Portuaria es la que cede el uso de los terrenos pero como las cosas sucedan en su área de control no se le eximirá de estar preparada para todo lo que pueda ocurrir. De hecho, la institución portuaria se ha volcado con los preparativos.
Para que a partir de mañana se pueda montar esa pequeña ciudad con camiones, carpas y puestos de las enseñas más reconocibles del mercado y de la Federación Unión de Comercio Coruñesa las tareas comenzaron hace prácticamente cuatro años. Fuentes del Puerto cuentan que ya por aquel entonces, visto el éxito alcanzado por la anterior visita de los veleros a A Coruña, se anunció que regresaría cuatro años más tarde.
Eso requirió la reserva de los días. “Se cuadró todo enseguida y si viniera un crucero se le enviaría a otro muelle como el del Calvo Sotelo, donde atracan cuando hay varios en una jornada”, destacan. De hecho, el lunes 15 habrá una doble escala y todo deberá estar como si nada hubiera ocurrido.
Las tareas de intendencia se han realizado en silencio durante estos años hasta que hace unos meses se intensificaron las tareas y las conversaciones. Actualmente el Ayuntamiento, el Puerto y la Asociación Juan de Lángara se sientan cada semana en reuniones de coordinación para analizar “el atraque y la disposición de los barcos, el acceso de la logística o el plan de seguridad”.
Tan difícil es la tarea de dar abrigo a un evento de estas características que en cada encuentro se ven implicadas las áreas de explotación, dominio público, sostenibilidad, medio ambiente y prevención de riesgos de la Autoridad Portuaria.
Aunque en los muelles entrarán agentes de la Policía Local y de la Nacional, tampoco faltará la Policía Portuaria para completar el dispositivo de seguridad. En estos días la propia organización entró en la zona de atraque de los cruceros para preparar el “suministro de electricidad e instalar las antenas de telefonía para que haya cobertura durante el evento”. Desde el Puerto se enviaron operarios para retocar la pintura y otros elementos a fin de dar una buena imagen.
Mañana entrarán en tromba los expositores mientras que el avituallamiento de los buques con agua, víveres y combustible se realizará durante las jornadas que permanezcan amarrados pero de madrugada, para no entorpecer las miles de visitas que se esperan.
Además, el Puerto tendrá su propio stand con un cuestionario interactivo sobre las dársenas interior y exterior y regalos.

Comentarios