viernes 22.11.2019

San Antonio Abad vuelve a congregar a decenas de animales en la Orden Tercera

La iglesia, un año más, ha estado abarrotada de dueños y mascotas que desafiaron 
al mal tiempo 

Numerosos coruñeses acudieron con sus mascotas a recibir la bendición | PEDRO PUIG
Numerosos coruñeses acudieron con sus mascotas a recibir la bendición | PEDRO PUIG

Como cada año, el 17 de enero, día de san Antonio Abad, patrón de los animales, se celebró la bendición de las mascotas de los coruñeses durante una misa oficiada, como es ya habitual, en la iglesia de la Orden Tercera.


Perros, gatos, conejos, aves y otro tipo de animales no se perdieron la cita acompañando a sus dueños y durante la ceremonia no dudaron en pronunciarse en forma de ladridos, ronroneos o  “cantos celestiales”. 


El tiempo poco agradable no impidió que fuesen decenas los animales que recibieron la bendición en una iglesia en la que no cabía un alma más.


Se dice que san Antón descubrió la sabiduría a base de observar a los animales y el amor divino a través de la naturaleza y, de este modo, se convirtió en el patrón de los animales. Motivo por el que todos los dueños acuden a la bendición de san Antón con la idea que recibir el golpe de hisopo es garantía de salud y bienestar para sus mascotas durante un año. 


Por la Orden Tercera pasaron todo tipo de animales, desde los más comunes, como los perros,  que se han convertido en las mascotas más fieles a esta ceremonia, a otros que empiezan a abrirse paso, como las aves. 

Una tradición animalesca
Entre las mascotas asistentes había veteranas, como es el caso de una perrita que ya lleva varios años acudiendo a la cita. Al igual que una tortuga de tierra, que repite por segundo año consecutivo. 

Comentan sus dueños que, además de tratarse de una ceremonia para los animales, ellos también conocen a personas que tienen algo en común: el amor incondicional por los animales.

Para otros muchos, mascotas y dueños, era la primera vez que acudían. Es el caso de un conejo enano. Según comentan sus dueños, estuvo enfermo a lo largo del año pasado y querían acercarse para que, a partir de ahora, gozase de buena salud. La misma motivación que reconocieron los “padres” de un perro que rescataron sus dueños de la calle después de que lo abandonasen.

Además, muchos de los asistentes animan a adoptar a los animales, debido a que los refugios están desbordados y apelan a la conciencia de muchas familias refiriéndose a que los animales no son juguetes y hay que cuidarlos.

Comentarios