jueves 22/10/20

San Andrés se convierte en un punto negro de aparcamiento irregular

La necesidad de aparcamiento es acuciante en la ciudad a cualquier hora, lo que explica por qué las sanciones por estacionamiento irregular son las más numerosas de entre las que expide la Unidad de Disciplina Vial de la Policía Local. P

Agentes de la Policía Local sancionan a los coches estacionados en la zona semipeatonal de San Andrés
Agentes de la Policía Local sancionan a los coches estacionados en la zona semipeatonal de San Andrés

La necesidad de aparcamiento es acuciante en la ciudad a cualquier hora, lo que explica por qué las sanciones por estacionamiento irregular son las más numerosas de entre las que expide la Unidad de Disciplina Vial de la Policía Local. Pero siempre hay conductores optimistas que creen que la falta de peatones o de tráfico hace menos punible el aparcamiento irregular durante la noche. En algunos casos, existe cierta confusión, como ocurre en el último tramo de San Andrés, que se ha convertido en un verdadero punto negro de estacionamiento irregular.
Este último tramo es semipeatonal pero cuenta, pasando la Iglesia Castrense. con una zona de carga y descarga. Habitualmente, está permitido estacionar en estas zonas fuera de horario laboral, pero la de San Andrés, es una excepción: no solo porque no cuenta con las típicas líneas amarillas en zigzag, sino con un dibujo parecido a un paso de cebra, sino también porque especifica que solo se puede aparcar en horario de carga y descarga. Sin embargo, muchos conductores ignoran este aviso.


El resultado es que los policías asignados a funciones de Disciplina Vial saben que siempre encontrarán de noche a un coche infractor en la zona. A veces, la situación se descontrola y encuentran numerosos vehículos estacionados directamente sobre la acera. No es raro que se acumulen una docena de sanciones en una sola noche.

Señalizado
“Ahí lo dice bien claro”, comenta un agente municipal cuando se le pregunta al respecto. En el cartel se puede leer: “Solo permitido carga y descarga de lunes a viernes de 08.00 a 14.00 horas y de 15.00 a 18.00 horas”.
La diferencia con la carga y descarga habitual es sutil y se limita a ese “solo” pero se refuerza con un cartel acompañado de un dibujo advierte que se llamará a la grúa. Aunque esta medida pocas veces se lleva a cabo: es mucho más habitual que el infractor regrese de una noche de bares y tapas para encontrarse con la multa de cien euros aguardándole en el parabrisas.

Fuentes policiales aseguran que, en general, los conductores respetan menos el horario nocturno y aseguran que multan mucho menos de lo que podrían llegar a hacerse si fueran estrictos. Solo de vez en cuando se pasan por San Andrés.

Comentarios