Viernes 15.02.2019

Salvamento Marítimo abandona la búsqueda del pescador de O Portiño

A medida que iba desapareciendo la luz del día de ayer, también lo hacían las esperanzas de recuperar el cuerpo del pescador de 60 años desaparecido en la noche del viernes

La presencia de los servicios de Salvamento fue continua e O Portiño durante el fin de semana 	javier alborés
La presencia de los servicios de Salvamento fue continua e O Portiño durante el fin de semana javier alborés

A medida que iba desapareciendo la luz del día de ayer, también lo hacían las esperanzas de recuperar el cuerpo del pescador de 60 años desaparecido en la noche del viernes cuando tiraba el sedal en las rocas de O Portiño, frente a las islas de Boi y Vaca y, según fuentes de Salvamento Marítimo, solo queda esperar a que el océano lo devuelva. Alrededor de las doce de la mañana, aprovechando las condiciones idóneas del mar, que permitía una visibilidad de tres metros, buzos de GEAS, la unidad de la Guardia Civil, y de Bomberos, se sumergieron en las aguas donde había desaparecido el pescador, sin suerte. Tras cerca de una hora, tuvieron que darse por vencidos.  
El helicóptero de Salvamento Marítimo aprovechó las buenas condiciones para sobrevolar una vez más la zona, esperando encontrar una mancha oscura reveladora del cadáver. Y todavía por la tarde, estuvo surcando la zona la embarcación de Cruz Roja, “Condesa Pardo Bazán” pero sin que tampoco le acompañara la suerte. “A saber dónde puede estar ya”, señalan desde el dispositivo de búsqueda.
Y es que el pasado viernes a las ocho se había decretado alerta amarilla, y la marea entraba con fuerza en la zona de O Portiño de manera, que, una vez ahogado el pescador, pudo llevarse su cuerpo mar adentro. Es cierto que en otros casos, como el de los policías ahogados en el Orzán en enero de 2013, todos los cuerpos se encontraron en la bahía. “Pero no es lo mismo, las corrientes ahí son diferentes y el fondo es de arena”, señalan las mismas fuentes.

noche cerrada
La víctima, que residía en las viviendas del Carmen, cayó al agua cuando se encontraba pescando con un amigo, cuando ya era noche cerrada, así que la falta de luz dificultó la búsqueda en el primer momento, el más crucial. Su amigo había tenido mejor suerte: sabía nada mejor que él y además, pudo sujetarse a una boya donde se mantuvo a flote en todo momento.
Según declaraciones posteriores, llegó a tener a su amigo cogido de la mano, pero se le escapó. Sin embargo, sus gritos de auxilio alertaron a un vecino de O Portiño, que cogió su lancha y acudió al rescate inmediatamente. Tras sacarlo del agua y comprobar que no se veía a nadie más entre las olas, volvió a puerto, donde el pescador superviviente fue atendido por los servicios de emergencia de sus síntomas de hipotermia  .
Los servicios de emergencia siguieron buscando a su amigo, pero sin conseguir resultados.  El  Helimer 209, la lancha Salvamar Mirfak, la embarcación de la Cruz Roja Condesa Pardo Bazán, la patrullera Río Xallas y la guardacostas de la Xunta batieron la zona en vano. Ahora, dicen los expertos, la única posibilidad de recuperar el cuerpo es esperar a que salga a flote, lo que podría tardar nueve días.

Comentarios