sábado 28/11/20

El saldo migratorio externo es más del doble que al inicio de la década

A Coruña recibió el pasado año a 2.861 personas más de las que optaron por dejar la ciudad e irse de la comunidad
A Coruña recibió en 2019 a 2.861 personas de fuera de Galicia más de las que se fueron | PEDRO PUIG
A Coruña recibió en 2019 a 2.861 personas de fuera de Galicia más de las que se fueron | PEDRO PUIG

El saldo migratorio externo, la diferencia entre el número de personas que llegan a la ciudad desde fuera de Galicia o de España y el número de personas que se van a otros puntos del Estado o del mundo, continúa creciendo en la ciudad y los últimos datos conocidos, pertenecientes al pasado año 2019, muestran que esta diferencia es ya más del doble que a principios de la década.

Según los datos aportados por el Instituto Galego de Estatística (IGE), la diferencia entre las inmigraciones y las emigraciones externas en A Coruña en 2019 era de 2.861 personas, es decir, que hay casi 3.000 personas más que llegan a la ciudad de las que se van de la misma. Este dato contrasta con el certificado en el año 2011, cuando era algo menos de la mitad, 1.288 personas de diferencia.

Por el medio, estos datos han ido variando bastante, entre 2012 y 2016 está cifra se encontraba entre las 200 y las 540 personas, salvo en 2013, cuando resultó ser negativa, -367. Esto último venía a significar que ese año hubo más vecinos de la ciudad que decidieron emprender su camino hacia el Estado español o hacia el extranjero, de las que optaron por asentarse en la urbe herculina.

Echando un vistazo a los datos del resto de municipios del cinturón metropolitano, se observa que, en su inmensa mayoría, el saldo migratorio externo al comienzo de la década era igual o menor a la quincena de personas.

En el transcurso de estos años, han sufrido subidas y bajadas, aunque la mayoría de años la cifra ha sido positiva. Pero desde hace dos o tres años, esta cifra se ha disparado, hasta superar los 100 o 200 habitantes de diferencia positiva, alcanzando incluso las más de 300 en ayuntamientos como son Arteixo u Oleiros (340 y 349 respectivamente).

La excepción que confirma la regla es Cambre. En el año 2019, el saldo migratorio externo, aun siendo positivo, era la mitad del certificado en el 2011. El pasado año la cifra era de 33, frente a los 61 de 2011.

Interno

El saldo migratorio interno, la diferencia entre las personas que llegan de otros puntos de Galicia y las que se van, es también positiva, pero muy inferior a la externa y con otro comportamiento.

El pasado 2019, esta cifra era de tan solo 23 personas más que se instalaron en la ciudad de las que se fueron, pero en 2011 ganaban las segundas por trece. l

Comentarios