sábado 5/12/20

La sala Gurugú regresa a finales de mes a la escena con un espacio para los adultos

La sala Gurugú ultima la programación para volver a ser un agente activo cultural a finales de octubre. Algo que no es fácil, pero que con el esfuerzo de las compañías y de Danthea Teatro

El espacio amplía su oferta con el esfuerzo de las compañías y la suya propia	susy súarez
El espacio amplía su oferta con el esfuerzo de las compañías y la suya propia susy súarez

La sala Gurugú ultima la programación para volver a ser un agente activo cultural a finales de octubre. Algo que no es fácil, pero que con el esfuerzo de las compañías y de Danthea Teatro va a ser posible. En el local del Agra se preparan para recibir a pequeños, pero también al público adulto. Los viernes estarán dedicados a ellos con una oferta que irá desde los monólogos al teatro de pequeño formato o propuestas modernas.
Se trata de que los espectadores tengan más cartas de la baraja en la mano en las que poder consumir su ocio. De ampliar el abanico en un fin de semana donde los niños tendrán dos citas en el barrio del Agra. Por una parte, el espacio continuará ofreciendo los sábados en familia con espectáculos digeribles para todas las edades y obras de teatro de títeres en su mayoría, que harán las delicias de los que aún tienen dientes de leche.
Para los domingos, Gurugú regresa con “Domingos de ratos”, a los que se unirán nuevos nombres y agrupaciones como Pablo Sánchez y La Caracola, además de Trinque Trinque, que ya se encargaba de llenar de contenidos la sala. Todas las compañías que se suban al escenario lo harán a taquilla.
Cuenta el responsable de Danthea Teatro, Carlos Clemente, que el hecho de que muchas procedan de otros puntos de Galicia implica un esfuerzo importante por parte de ellas. Sin embargo, la familia escénica no quiere dejar huérfanos a los chavales y se suman a repartir magia un año más sobre la pista.
La idea es intentar que el barrio sea partícipe de la iniciativa teatral. Carlos Clemente señala que tratarán de llegar al importante núcleo de población inmigrante que reside en la zona para que se acerque a un teatro, que es de todos. Por su parte, los anfitriones de Danthea ocuparán buena parte de la programación con sus piezas.
En concreto, tienen pensado representar “Amadú. O salvador dos seus”, un espectáculo de sombras basado en la misma historia africana que “Kiriku y la bruja”, pero con matices diferentes. A lo largo del año, intentarán salpicar el programa con títulos distintos, sobre todo, en las noches de los viernes. Cuando los coruñeses dispongan de una oportunidad de ver teatro sin tener que desembolsar mucho dinero. Es por eso que el formato pequeño saciará la sed de dramaturgia sin caer en la fórmula del microteatro, que alguna vez también tocarán. Una manera de contar historias que engloba planteamiento, nudo y desenlace.
Además, Danthea Teatro crea escuela a través de cursos de formación a niños, que se presentarán en los próximos días para comenzar en breve a seguir sembrando imaginación.

Comentarios