viernes 18.10.2019

La rotonda en el cruce de Salgado Torres y Ramón y Cajal no estará completa hasta diciembre

El próximo día 20 se habilitará uno de los dos lados del túnel y se continuarán los trabajos en el resto de la zona
La parte principal de los trabajos está completada y ahora queda el asfaltado y otras tareas | quintana
La parte principal de los trabajos está completada y ahora queda el asfaltado y otras tareas | quintana

Las obras de la rotonda que se está creando en la confluencia de Ramón y Cajal, Salgado Torres, Fernández Latorre y Pérez Ardá para mejorar la movilidad en este punto no estarán terminadas al menos hasta finales de noviembre o principios de diciembre. Mientras tanto, el Gobierno municipal espera que el domingo de la semana que viene quede habilitado al tráfico uno de los lados del túnel de Salgado Torres de manera que la zona vaya recuperando la normalidad un mes después.

Las primeras previsiones apuntaban que ayer deberían terminar los trabajos, pero el concejal de Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad, Juan Manuel Díaz Villoslada, explicó que se produjo un cierto retraso debido a aspectos relacionados con el estado del firme anterior, una situación que no provocará un aumento en el coste de la obra y que entra dentro de cosas “normales” que pueden suceder en este tipo de actuaciones una vez que se realizan las excavaciones.

Esta salida de la ciudad quedó inhabilitada hace aproximadamente un mes para desarrollar mejoras en un punto que concentra una gran densidad de tráfico y de actividad comercial.

Esto se debe a su situación próxima a la estación de autobuses, la zona portuaria, Cuatro Caminos y un área comercial, además de servir para conectar con Elviña o el Barrio de las Flores. 

La actuación también contribuirá para la mejora de la seguridad de los peatones y servirá para conectar tramos de carril bici que hasta ahora eran discontinuos, explicó Díaz Villoslada.

Otro extremo
Las mejoras en la calle de Ramón y Cajal no se limitan a esta actuación, sino que está prevista una obra similar en el otro extremo de la calle, en la confluencia con otra salida de la ciudad, la avenida del Ejército. 

En este caso los trabajos todavía están solo sobre el papel y la intención del Gobierno municipal es poder realizarla a lo largo del año que viene. “Es importante completar esa glorieta porque completaría el eje de Ramón y Cajal”, explicó Juan Manuel Díaz Villoslada. 

Esta segunda rotonda cuenta con la particularidad de que una parte de la financiación la afrontará la Diputación después de un acuerdo que alcanzaron ambas administraciones durante el pasado mandato y que los nuevos responsables de María Pita están seguros de que se retomará por las buenas relaciones que existen con el ente provincial.

Con estas dos glorietas el Gobierno local pretende que el tráfico sea más fluido en una calle como Ramón y Cajal por la que circulan numerosos vehículos particulares pero también autobuses y camiones, estos últimos procedentes de la zona portuaria. El anterior equipo de gobierno había previsto que las actuaciones en esta calle se completasen con una mejora del asfaltado, muy castigado por el intenso tráfico que recibe a diario, y convertirla en un bulevar.

En los últimos meses Ramón y Cajal ya había comenzado a sufrir una transformación con la implantación del carril bici, una actuación en ambos sentidos y que obligó a mover también los aparcamientos para que las bicicletas circulen próximas a las aceras.

Comentarios