miércoles 30/9/20

La ronda peatonal comienza a abrirse paso por Os Mallos desde la calle de Ramón Cabanillas

La asociación de vecinos considera la obra “una ridiculez” y afirma que la calle es muy empinada para ser cómoda
Un pequeño tramo de la calle de Ramón Cabanillas será la próxima de Os Mallos en verse libre de coches foto:Patricia G. Fraga
Un pequeño tramo de la calle de Ramón Cabanillas será la próxima de Os Mallos en verse libre de coches foto:Patricia G. Fraga

El primer paso para instalar la ronda peatonal que atravesará el barrio de Os Mallos comenzó ayer en el último tramo de la calle de Ramón Cabanillas. Los operarios pintaron las nuevas aceras, el doble de anchas, que va a tener este callejón sin salida que comunica a través de escaleras y de un ascensor con la avenida de Arteixo, y que supondrá la eliminación de diez plazas de aparcamiento. Mientras tanto, más abajo, continúan las obras en Oidor Gregorio Tovar para ensanchar las aceras y próximamente se peatonalizará también la calle del Mariscal Pardo de Cela.

Desde la asociación de vecinos de Os Mallos critican que el Gobierno local no consultara con ellos ninguna de las medidas adoptadas. Es verdad que muchas de ellas se remontan a anteriores mandatos. Por ejemplo, la peatonalización del último tramo de Ramón Cabanillas ya había sido planteada por la Marea Atlántica. “Es una ridiculez”, dicen desde la asociación vecinal, que también protesta porque Ramón Cabanillas es una calle muy empinada, difícil de recorrer por muchos residentes, que tienen una edad avanzada.

La mejora de las condiciones para el peatón pretende fomentar una movilidad  más sostenible

Pero todo forma parte de una misma vía, la ronda peatonal que  pretende unir San Diego con el parque de Agra do Orzán. En los últimos meses se han realizado obras en Puga y Parga. El objetivo es enlazar las calles peatonales, desde la de A Gaiteira, para que un caminante pueda recorrerlas cómodamente. En Os Mallos, la ruta comprende Mariscal Pardo de Cela, Oidor Gregorio Tovar, Ángel Senra y Ramón Cabanillas. Eso no significa que estas calles se cerrarán al tráfico, sino más bien al estacionamiento, puesto que en muchas de ellas hay garajes vecinales. Es decir, que la principal consecuencia negativa será la falta de aparcamiento en superficie y desde la asociación de vecinos piden opciones. Más allá de Os Mallos, está previsto que la ronda peatonal atraviese la Sagrada Familia para llegar a la calle Barcelona y, a través de ella, al parque del Agra.

En Gran Canaria

Por otro lado, ya se están llevando a cabo obras para mejorar los accesos a los pasos de peatones en la avenida de Gran Canaria, entre la calle de la Educación y la plaza de la Marina Mercante. También se eliminan los entrantes en las paradas de bus, para impedir que los conductores aparquen en ellas, y se plantarán cuatro árboles más en la plaza de la Marina Mercante, se renovarán las aceras y se instalará riego automático en las zonas verdes.

Ya en el centro de la ciudad, la calle del Orzán permanece cortada toda la semana por unas obras de fresado y renovación del firme desde Corralón hasta la Cordelería. La Policía Local registró más densidad de tráfico en el Paseo Marítimo y la avenida del Puerto, sobre todo entre las tres y las tres y media de la tarde.

Comentarios