lunes 26/10/20

Román Montesinos escarba en lo cotidiano para volcar sus “Pensamientos”

El Ideal Gallego-2011-05-31-015-4226f565

marta garcía márquez > a coruña
  Román Montesinos ofrece desde el jueves en la Alexandre Bóveda su pequeño mundo de objetos, colocados estratégicamente para la foto, en un montaje que el profesor de Universidad va gestando en su cabeza hasta que lo materializa y hace un click o varios. Depende. Entonces la fotografía funciona como soporte y la metáfora es tan directa que uno llega al quid con un solo barrido.
En su universo particular, las cebolletas hacen pareja con relojes y hablan del tiempo mientras que un tomate y un pimiento salen de la nevera directas al estrellato para ser punto y coma. El artista se hace con nuevos utensilios, pesas y teléfonos antiguos que enfatizan el mensaje y lo convierten en atractivo.

El Ideal Gallego-2011-05-31-015-4226f565

marta garcía márquez > a coruña
  Román Montesinos ofrece desde el jueves en la Alexandre Bóveda su pequeño mundo de objetos, colocados estratégicamente para la foto, en un montaje que el profesor de Universidad va gestando en su cabeza hasta que lo materializa y hace un click o varios. Depende. Entonces la fotografía funciona como soporte y la metáfora es tan directa que uno llega al quid con un solo barrido.
En su universo particular, las cebolletas hacen pareja con relojes y hablan del tiempo mientras que un tomate y un pimiento salen de la nevera directas al estrellato para ser punto y coma. El artista se hace con nuevos utensilios, pesas y teléfonos antiguos que enfatizan el mensaje y lo convierten en atractivo.
Su piso se llena de naturalezas muertas como cinturones que son serpientes en la fotografía de Montesinos, tan letales como la áspid de Cleopatra y Marco Antonio. Román escarba en el baúl de los recuerdos, a menudo atiborrado de objetos inservibles que, sin embargo, recobran vida con el fotógrafo. Se hacen independientes y piden el exilio porque ya no quieren ser lo que eran. Es entonces cuando el artista les da pasaporte a un estudio, en el que posan con su mejor perfil para la muestra “Pensamientos”.
La asociación Alexandre Bóveda se puebla de imágenes que son metáforas sobre el papel. Representaciones sencillas donde participan elementos que nunca se darían la mano. Aquí pasean juntos con naturalidad la silla de madera coja y una muleta. Su matrimonio se consuma sin que resulte forzado. Así es como de los huevos, nacen estrellas que son de mar pero brillan.
Román utiliza la fotografía de conceptos para ofrecer composiciones limpias de tráqueas que prescinden de la materia ósea y utilizan pocillos de café. En algunos casos, hace uso de la figura humana que completa la misiva pero sin tener más protagonismo que lo inerte. De esta forma, sale un espontáneo a escena en un mundo que entiende de “trueiros” construidos con medias de mujer.
La exposición estará todo el mes en la sede de la entidad, situada en la calle de los Olmos, para seguir siendo metáfora en otros lugares ya confirmados. Aunque no le gusta la palabra “bodegón” porque el término se empareja inconscientemente con la seriedad de lo clásico y tiene matiz aburrido, los suyos son bodegones conceptuales que se escapan de lo de siempre. Llevan su firma impresa como la de otros que le ponen a los objetos la etiqueta de “arte”.

Horma >
El profesor universitario participará también en el “Proyecto Andante”, promovido por Ramón Álvarez y Novacaixagalicia, que juega con las hormas de zapatos para representar el Camino de Santiago. De esta manera, numerosos artistas han aportado una visión diferente del zapato que llega a Santiago siguiendo la flecha amarilla. Román Montesinos se sumará a la iniciativa con una fotografía conceptual que bebe del surrealismo para hacer más rico el mosaico de pintores, escultores y fotógrafos que han depositado sus hormas en un proyecto que itinera. En este caso, la selección de calzado se pasará por el Macuf, lo que supone para el artista un punto de inflexión en su carrera.
Por otro lado, sus instantáneas han estado colgadas durante estos meses en la facultad de Ciencias, en el Mesón do Forno y la Casa Charry, además de participar en colectivas. Las metáforas piden turno ahora en un centro comercial de la ciudad.

Comentarios