miércoles 20/1/21

Roban en una cafetería de Los Rosales y se dejan el móvil olvidado

Fue un robo que no pasará a los anales de la historia como el golpe perfecto aunque, sin duda, los ladrones se las apañaron para causar considerables daños a la cafetería Green Street, en el barrio de Los Rosales, que asaltaron durante la madrugada de ayer y en la que vaciaron la caja registradora y la máquina tragaperras. A cambio, los sospechosos se dejaron un móvil, que ya está en manos de la Brigada Judicial de la Policía Local.

La máquina tragaperras reventada por los ladrones. Javier Alborés
La máquina tragaperras reventada por los ladrones. Javier Alborés

Fue un robo que no pasará a los anales de la historia como el golpe perfecto aunque, sin duda, los ladrones se las apañaron para causar considerables daños a la cafetería Green Street, en el barrio de Los Rosales, que asaltaron durante la madrugada de ayer y en la que vaciaron la caja registradora y la máquina tragaperras. A cambio, los sospechosos se dejaron un móvil, que ya está en manos de la Brigada Judicial de la Policía Local.
El suceso tuvo lugar a las cuatro de la madrugada. Se sabe la hora exacta porque fue entonces cuando saltó la alarma, y los propietarios del  local fueron alertados por las autoridades de lo que estaba ocurriendo. Acudieron rápidamente al local de la calle de Emilio González López, que encontraron con la puerta del almacén reventada.

 interior revuelto
“Accedieron por ahí y luego abrieron la puerta que comunica el almacén con la cafetería”, explica María, camarera del local. Ella se enteró poco después, cuando fue a trabajar como cada día y se encontró la cafetería patas arriba. 
“Habían abierto la caja registradora, que estaba tirada por el suelo, y desvalijado la máquina tragaperras”, comenta. Todo el dinero había desaparecido del interior de ambos cajetines: “Es difícil saber cuánto se han llevado porque solo quedaba lo que habían dejado para comenzar el día, pero quizá hayan sido 400 euros”. 
Por otro lado, la máquina de tabaco estaba intacta, lo que levanta sospechas sobre cierta pareja que ha visitado la cafetería frecuentemente en los últimos tiempos. “Algunas días venían hasta cinco veces y hace poco nos quedamos sin cambio y nos tuvo que dar el chico de la máquina de tabaco el que había en el cajetín”, recuerda María, que sospecha de la pareja lo sabía. 

como linterna
Fuera quien fuera el ladrón (o los ladrones) del local, se dejaron una importante pista: un teléfono móvil. “Es de los modelos antiguos, esos que no tienen pantalla táctil, y parece que lo pudieron usar como linterna”, aclara la camarera. Semejante descuido puede costarles caro a los ladrones, dado que el móvil ya está siendo examinado por la Policía Nacional.
Por lo demás, el día resultó más ajetreado de lo normal en la cafetería; durante toda la jornada estuvieron reparando las puertas forzadas durante el robo. A primera hora de la tarde los daños estaba casi reparados, y solo quedaba la tragaperras, abierta de par en par. “Es la primera vez que nos pasa algo así en diez años, y espero que no vuelva a pasar”, comentó María.

Comentarios