• Miércoles, 23 de Mayo de 2018

Ricardo Pardo Gato gana la decimoquinta edición del premio “Fernando Arenas Quintela”

Es abogado, pero también teniente en la reserva voluntaria. Ricardo Pardo Gato se hacía ayer con el premio de literatura y ensayo “Fernando Arenas Quintela”.

Ricardo Pardo Gato gana la decimoquinta edición del premio “Fernando Arenas Quintela”
Pardo Gato, recibió ayer el galardón en la Librería Arenas	quintana
Pardo Gato, recibió ayer el galardón en la Librería Arenas quintana

Es abogado, pero también teniente en la reserva voluntaria. Ricardo Pardo Gato se hacía ayer con el premio de literatura y ensayo “Fernando Arenas Quintela” por “Del cuartel del Príncipe al acuartelamiento de Atocha. Vida militar coruñesa”, donde desvela la importancia del edificio público más grande de la ciudad, que considera como el “pulmón” militar porque suministraba comida al resto de cuarteles.
El autor preside la Asociación de Historia y Cultura Militar Noroeste. Desde allí comenzó a investigar sobre el bloque que dispone de tres patios y lo que, en principio, iba a ser un trabajo sobre las unidades que pasaron por él en sus 150 años de historia, terminó siendo vencedor de un galardón por el retrato que realiza del mismo, pero también por su contexto y el destacamento que se asentó muy cerca de María Pita.
Contaba el ganador del premio que en lo que se bautizó en sus orígenes como el cuartel del Príncipe llegaron a dormir hasta 4.000 soldados: “Durante la Guerra Civil se alojó a muchos y también pasaron por aquí los que se marcharon a Filipinas y Cuba”. El libro, que publicará la editorial Arenas, estará la calle el 1 de junio, coincidiendo con el Día de las Fuerzas Armadas. Al mismo tiempo, se inaugurará una exposición con fotografías históricas de la ciudad.
En él, el lector sabrá algo más del que saluda en Atocha justo donde antes estaba el convento de los Dominicos: “En el campanario se colocaron los cañones en la batalla de Drake”.

puzzle arquitectónico
Pardo Gato va hasta el principio del cuento, se para en el siglo XVIII y descompone el puzzle arquitectónico del acuartelamiento para presentárselo en bandeja a los coruñeses, en un intento de hacer ver la importancia que tuvo cuando “los militares eran los que decidían donde se colocaba cada edificio”.
El abogado tiene publicados 18 volúmenes como jurista y su talento investigador se confirma en 15 distinciones más a las que se suma un “Fernando Arenas” del que se siente muy orgulloso. Su labor no para y mientras levanta el trofeo, tiene otro volumen en el horno y asume un nuevo reto que lo llevará a poner la lupa en la Brigada Ligera Aerotransportable de Figueirido.