viernes 27/11/20

Los reyes de los caprichos a domicilio durante el confinamiento

Estar semanas encerrados en casa no ha sido excusa para no pegarse ciertos homenajes y los ritos gastronómicos de los coruñeses no se perdonan. Desde callos y helados hasta empanadas y cerveza de la propia Cervecería de Estrella Galicia
Jesús del Río y Estefanía Garrapucho, en su tienda de Zalaeta | patricia g. fraga
Jesús del Río y Estefanía Garrapucho, en su tienda de Zalaeta | patricia g. fraga

Desde un desayuno goloso hasta unos callos de domingo o una cerveza Estrella Galicia tirada en la mismísima Cervecería de Cuatro Caminos. Los hosteleros y comerciantes de A Coruña se reinventaron durante el confinamiento para ofrecer a sus clientes la posibilidad de degustar sus caprichos favoritos en casa.

Las redes sociales fueron el gran aliado de las firmas locales, que utilizaron principalmente Instagram para dar a conocer sus novedades en el ámbito del “take away”. A algunos, como Jesús del Río –de la tienda de alimentación La Casa del Río, en la plaza de Juan Naya, Zalaeta–, esta pandemia los ha hecho “cuadriplicar las ventas de un mes normal”.

“Nuestro confinamiento fue en el trabajo. Abrimos la tienda el 4 de octubre y funcionaba bien, pero esto nos ha dado muchísimo empuje y ha sido una locura, especialmente con las cestas de productos caseros. Mi mujer le regaló una a una amiga y fueron surgiendo pedidos, entregamos unas 15 cestas al día”, apunta Del Río, que va a ampliar su local.

Callos coruñeses en Madrid

Los callos del restaurante Miga, en la plaza de España, se han convertido en un básico para los fines de semana de muchos coruñeses y el “encierro” no cambió esto.

“Abrimos desde el principio para llevar comida a casa y facturamos igual que cuando estábamos abiertos, funcionó muy bien. La gente demandaba tradición. Los guisos y platos más clásicos, nuestra carta del domingo, pero lo de los callos surgió sin contar. Nuestro pescatero nos pidió que los llevásemos a Madrid y empezamos a hacerlo con el servicio de Seur Frío”, indica el cocinero, que añade que a raíz de esto una empresa contactó con él para servir a cualquier punto de España sus callos a través de MRW. Felípez adelanta que el servicio a domicilio continuará cuando abra de nuevo su local –previsiblemente, el 8 de junio–.

Estrella Galicia ofreció la botella de cerveza “Morriña” a los fans de la cervecería y el gerente de este espacio, Ignacio Olavide, señala que “tuvo una acogida magnífica”. “Nuestros clientes tenían morriña de nuestra cerveza”, dice, y apunta que este “templo” coruñés está recuperando, poco a poco, la normalidad, “con todas las medidas de seguridad y protección necesarias”. La marca cervecera inició ayer una campaña de apoyo a la hostelería en la que ha convertido el emblemático tema “La cuenta atrás” de Los Enemigos en un himno de la resistencia de los bares durante esta crisis.

Brais Francesch, de La Saporita, en la calle de la Franja, asegura que la pizza es un producto “muy agradecido para degustar en casa”, pero nunca pensó lograr tal volumen de pedidos.

A Bico de Xeado, la firma de helados de Granxa O Cancelo, el “take away” les sirvió para mantener activa a parte de su plantilla. “Ha resultado ser una experiencia muy positiva”, comenta Julia Rey.

Comentarios