martes 1/12/20

Un reventón deja sin agua a una comunidad e inunda un restaurante

Durante toda la mañana de ayer los camiones bomba de Emalcsa estuvieron extrayendo agua mezclada con gasóleo procedente del piso inferior del restaurante “Organic”

El nivel del agua en el restaurante llegó a superar los dos metros | patricia g. fraga
El nivel del agua en el restaurante llegó a superar los dos metros | patricia g. fraga

Durante toda la mañana de ayer los camiones bomba de Emalcsa estuvieron extrayendo agua mezclada con gasóleo procedente del piso inferior del restaurante “Organic”, en la calle del Arco, frente a la Fuente de la Fama de San Andrés. El nivel del líquido, que se sospecha procede de la rotura de la acometida de la comunidad, había subido más de dos metros, según los gerentes del local, los hermanos Suena, que contemplaban el estropicio de su negocio.

“Habíamos abierto en agosto”, se lamentaba Alberto Suena. Le habían llamado a las ocho y cuarto de la mañana para informarle de que el restaurante se había inundado durante la noche. Menos de una hora después hicieron acto de presencia los bomberos para examinar los daños, aunque no llegaron a intervenir. “No se sabe qué pasó, pero piensan que pudo haber sido la acometida de la comunidad”, añade Suena.

Esta rotura se habría producido en la sala de calderas de la comunidad, donde el agua se habría mezclado con el combustible de la calefacción antes de romper la pared medianera e inundar la zona de comedor del restaurante.
Son más de 120 metros cuadrados por dos metros de alto, así que el agua acumulada llegaba hasta la mitad de las escaleras. El olor del gasóleo era muy perceptible en todo el establecimiento, aunque los bomberos aseguraron que no existía el peligro de incendio por culpa del combustible que se había filtrado.

“Tardaremos por lo menos dos meses en volver a tenerlo todo a punto”, calculó Suena, que estima en 150.000 euros los costes de los años producidos por el agua contaminada, que tuvo que ser retirada con cisternas especiales. “Eso, sin contar con la comida y otras cosas que también teníamos allí abajo”, añadió.

Comentarios