martes 1/12/20

Retiran el barco de Alfonso Molina para reemplazarlo debido a su mal estado

Técnicos municipales procedieron ayer a la retirada del “Corpiño de Muxía” del jardín del cruce de Alfonso Molina con Ponte da Pedra, un barco que dio la bienvenida a los vehículos durante doce años. La embarcación se encontraba en mal estado y próximamente será reemplazada por una nueva nave, llamada “Atalaya”.

La cabina del barco, durante su desmontaje	patricia g. fraga
La cabina del barco, durante su desmontaje patricia g. fraga

Técnicos municipales procedieron ayer a la retirada del “Corpiño de Muxía” del jardín del cruce de Alfonso Molina con Ponte da Pedra, un barco que dio la bienvenida a los vehículos durante doce años. La embarcación se encontraba en mal estado y próximamente será reemplazada por una nueva nave, llamada “Atalaya”.
Más de una década a la intemperie y ante el estado de deterioro que sufría por la falta de mantenimiento, ayer fue el último día del “Corpiño de Muxía” en la entrada de la ciudad por Alfonso Molina. Una excavadora se encargó de acabar con la embarcación, que llevaba medio año vallada a la espera de dejar paso a su reemplazo.
La desatención que sufría esta embarcación se podía notar también en su entorno, ya que la zona dentro de las vallas se caracterizaba por la presencia de vegetación que crecía descontrolada.
Además de sufrir las inclemencias meteorológicas y la ausencia de mantenimiento, el barco sufrió en varias ocasiones la embestida de vehículos que se salían de la calzada y que acabaron estrellándose contra su estructura, dos de ellos en menos de veinticuatro horas.
El último lavado a fondo que recibió la embarcación fue en el año 2013, todavía con el Partido Popular al frente de María Pita, pero desde entonces el barco permanecía sin mantenimiento y a la espera de su final. 
El “Corpiño de Muxía” llegó en 2004 para reemplazar a otra embarcación, el “Pepe Golán”, que terminó muy dañada después de sufrir la colisión de un vehículo.

traslado inminente
Desde el Gobierno municipal informaron ayer que de manera “inminente” se procederá al traslado e instalación en la misma ubicación de un nuevo barco, el “Atalaya”, que fue cedido por el armador José Luis Blanco al Ayuntamiento tras el apoyo recibido durante la protesta que hace años hizo el sector del cerco.
Por el momento, el “Atalaya”, que es el nombre del nuevo inquilino del espacio ocupado por el “Corpiño de Muxía” en Alfonso Molina, permanece en el varadero de Oza, ya que tuvo que ser reparado y lo están preparando para su nueva utilidad como símbolo de la vinculación entre la ciudad y el mar. n

Comentarios