sábado 5/12/20

Repsol inicia hoy su parada para realizar mejoras medioambientales

La Refinería aumentará la protección ecológica, la competitividad, la fiabilidad y la seguridad de la planta
Izado del separador de ciclones, un equipo clave que se instalará para reducir las emisiones de la unidad de FCC
Izado del separador de ciclones, un equipo clave que se instalará para reducir las emisiones de la unidad de FCC

La Refinería de Repsol en A Coruña inicia hoy la parada de su planta, en la que llevará a cabo trabajos para incrementar la seguridad, la fiabilidad, la protección medioambiental y la competitividad de las instalaciones. La acción programada, en la que la compañía invertirá 64 millones de euros y que durará hasta el mes de marzo, implicará a la plantilla y una media diaria de 300 empleados procedentes de empresas auxiliares (con picos de hasta 450 operarios externos trabajando a la vez).

Las labores de mantenimiento se iniciarán esta mañana con el cese de la actividad en escala y en distintas fechas de seis unidades de conversión, según explicaron fuentes de Repsol. Así, el resto de las unidades de la Refinería continuarán con sus operaciones habituales.

La actuación incluye la inversión de 17 millones de euros para acometer distintas actuaciones de inspección, mantenimiento y mejora en las seis unidades, con la intervención en 95 equipos; mientras que 4,7 millones de euros se invertirán en 33 acciones orientadas a la mejora de la seguridad, la fiabilidad, el medio ambiente y la competitividad de las instalaciones.

Reducción de emisiones
Durante esta parada, señalaron desde Repsol, también se terminará el desarrollo de los tres grandes proyectos de reducción de emisiones de dióxido de carbono y de mejora medioambiental y de la eficiencia energética, que cuentan con una partida presupuestaria de 43 millones de euros. Con estas actuaciones la Refinería prevé reducir sus emisiones a la atmósfera y conseguir una mejor eficiencia energética, mediante la introducción de nuevos equipos y la modificación de existentes, así como la incorporación de novedades tecnológicas. Con todo ello el objetivo es reducir las emisiones de dióxido en más de 18.000 toneladas por año.

La principal intervención tendrá lugar en la unidad de FCC (Craqueo Catalítico de Fluido), que es la que se encarga de transformar el gasoil procedente de la destilación atmosférica y de vacío en productos más ligeros y de mayor calidad para la elaboración final de combustibles. Esta forma parte de las unidades de Conversión de la Refinería, que permiten reprocesar fracciones procedentes de destilación de crudo, consiguiendo productos destilados de mayor calidad.

Comentarios