domingo 25.08.2019

Reportaje | Un verano bajo el influjo de una canción con un mensaje profundo

¿Y si la canción del verano no fuese el mil veces pinchado “Despacito” ni un tema con el mismo trasfondo que “Súbeme la radio”? Quizá se consiga desde A Coruña gracias al lanzamiento del tema “Dámelo barato”, que con un ritmo pegadizo, introduce en el debate un asunto bastante polémico: la forma de consumir que tiene hoy en día la sociedad. 

El cantante que interpreta el tema, de pie, con su banda | cedida
El cantante que interpreta el tema, de pie, con su banda | cedida

¿Y si la canción del verano no fuese el mil veces pinchado “Despacito” ni un tema con el mismo trasfondo que “Súbeme la radio”? Quizá se consiga desde A Coruña gracias al lanzamiento del tema “Dámelo barato”, que con un ritmo pegadizo, introduce en el debate un asunto bastante polémico: la forma de consumir que tiene hoy en día la sociedad. 
Bajo la batuta experimentada de la agencia de publicidad Bap&Conde, la Fundación Knowcosters lanzó hace unos días una canción creada con el objetivo de amplificar el mensaje que la institución sin ánimo de lucro lleva difundiendo desde que se creó allá por 2012. 
Aunque ambos organismos tienen un denominador común que es el presidente de la agenda y autor del libro que dio origen al movimiento Knowcosters desde A Coruña, Miguel Conde, la colaboración surgió con independencia de esa cuestión. “Nos pidieron ideas para expandir de una manera más dinámica y divertida la idea”, comentan fuentes de la empresa de publicidad. “Una fundación es algo serio y quizá a la gente le da más pereza leer un libro”, aclaran sobre los inicios. 
No tuvieron dudas sobre el hecho de que una canción con un estribillo en alto era la mejor manera de calar en la mente de los españoles –y también de los ciudadanos de otros países de habla hispana– y surgió la letra de “Dámelo barato”. “Es una manera más eficaz de que llegue el mensaje”, señalan. 
Es la voz del músico gallego Dani Barreiro la que da forma rítmica y entretenida a un mensaje que cala en la mente casi sin que el receptor se de cuenta. A través de las distintas estrofas se habla de lo que ocurre cuando adquirimos un producto determinado sin ser conscientes de lo que su precio esconde. 
Desde Bap&Conde aclaran que la fundación pretendía mostrar a través de una vía digna de los 40 Principales cuestiones de las compras –sobre todo de las transacciones a través de internet– como si los impuestos incluidos en la factura revierten en el barrio, en la ciudad o se van a parar a otro país. Se trata de gastar el dinero en aquella empresa o bien que se quiera pero con conocimiento de causa sobre lo que ello implica a nivel social, económico e, incluso, para el planeta. 

Descargas y versiones
De momento la idea cala porque la canción cuenta con muchísimas descargas (se puede hacer lo propio a través de la web http://www.knowcosters.org). Y es que los ideólogos de la letra pensaron que sería una buena idea capturar el feedback con el público y han pedido que se envíen versiones propias del tema del verano. Subirlas a las redes sociales con el hastag #DámeloBarato también será una acción bien recibida, puesto que los derechos se ceden gratuitamente al igual que ha hecho Barreiro con su interpretación. 
Para animar a los cantautores y letristas más reservados, los responsables inciden en que “dura poco y es bastante pegadiza”, por lo que es relativamente fácil que cada cual la haga suya en su sofá repasando su experiencia como consumidor. 
De momento la campaña para la Fundación Knowcosters se estirará con esa idea aunque el equipo creativo ya trabaja en nuevas propuestas sorprendentes. Además, en paralelo a la música se ha puesto en marcha un sistema de huella fiscal para los comercios online que acredita donde van a parar los impuestos. Ya hay cerca de 50 tiendas adheridas y pronto se llegará al centenar, puesto que se trata de un servicio con una implementación muy sencilla. l

Comentarios