Miércoles 12.12.2018

Reportaje | La sesión en la que se oficializó la anexión de Santa María de Oza a La Coruña

El martes 1 de octubre de 1912 se llevó a efecto la anexión definitiva de Santa María de Oza a La Coruña, tras una sesión del Ayuntamiento en la que se encontraba José Martínez Fontenla como alcalde en funciones, y en la que se determinaron los dos concejales de Oza que debían pasar a formar parte de la corporación herculina

Plano de la ciudad de La Coruña y Santa María de Oza, después de la anexión
Plano de la ciudad de La Coruña y Santa María de Oza, después de la anexión

El martes 1 de octubre de 1912 se llevó a efecto la anexión definitiva del ayuntamiento de Santa María de Oza al de la capital, en el salón capitular de la casa consistorial de La Coruña. 
En virtud de la convocatoria debida, se reunió el Ayuntamiento bajo la presidencia del primer Teniente-Alcalde. José Martínez Fontenla, en funciones de alcalde accidental, por haber dimitido del cargo el propietario, José Folla Yordi, con asistencia de los 19 concejales para celebrar la sesión extraordinaria y dar posesión a los dos del municipio de Santa María de Oza. Este pasó a formar parte del de la capital, en virtud de la instrucción dictada por el gobernador civil, según la Ley de 11 de julio último, disponiendo la anexión de aquel término municipal al de La Coruña.
Así, se adoptó lo oportuno para el cumplimiento de todo lo prevenido y acordar cuanto se considere respecto a la indicada anexión, incluso lo referido al personal que estuvo al servicio del consistorio suprimido. La sesión se abrió a las 18.00 horas, según instrucciones del gobernador, para llevar a efecto la anexión del término municipal de Santa María de Oza, al de La Coruña, y una certificación que autorizó la secretaría de dicho ayuntamiento con el visto bueno de su alcalde, de haber realizado en sesión del 19 de septiembre, el sorteo prevenido en dichas instrucciones para determinar los dos concejales que de aquel municipio debían pasar a formar parte desde esa fecha de la corporación municipal de La Coruña, por virtud de dicha Ley. 

Concejales
Resultaron designados, Jacinto Rey y Rey, procedente de la elección de 1909, en la que obtuvo 87 votos y Juan Iglesias Pose, que fue proclamado concejal, con arreglo al Artículo 29 de la Ley electoral, en 1911 por el primer distrito, que se compone de 599 electores.
Presentes a este acto dichos señores, la presidencia les dio posesión del cargo de concejal de este municipio, asignando a los efectos del artículo 52 de la vigente Ley municipal. A Juan Iglesias Pose, el primer lugar en el orden de relación de los regidores de esta corporación, con arreglo a lo determinado en la Real orden de 16 de junio de 1909, por haber sido proclamado conforme al artículo 29 de la Ley electoral. A Jacinto Rey y Rey, el último por ser el que menor votación había tenido.
Luego se trató del personal del suprimido ayuntamiento, las instrucciones previnieron que deberán respetarse los contratos celebrados con aquel municipio que estén legalmente vigentes. Para conocimiento de la corporación, se dio cuenta de una certificación librada por el secretario de dicha municipalidad del número de empleados, nombre, destino, fecha de su ocupación y sueldo que disfrutan: Así. Cipriano Díaz Martínez, secretario, nombrado en propiedad del cargo en 26 de junio de 1910. Con una salario anual de 2.222 pesetas. José Rey Caballero, oficial de primera, en destino desde el 23 de enero de 1910 y paga anual de 1.250 pesetas. Felipe Martínez San Martín, nombrado oficial segundo en 6 de noviembre de 1910, cargo que hasta ahora vino desempeñando con un haber anual de 900 pesetas. Jesús Corral Souto, portero, nombrado en 28 de abril último, con sueldo de 638 pesetas. 
Manuel Rico Miranda, depositario, nombrado en 11 de julio de 1909, con la retribución de 999 pesetas. Gabriel Espín Edreira, veterinario municipal, designado para el cargo en 10 de julio de 1910, sin sueldo, habiéndosele asignado en el presupuesto del corriente ejercicio el de 150 pesetas anuales. Juan Rodríguez Martínez, médico titular, con contrato vigente celebrado en 18 de julio de 1910, por tiempo de cuatro años y asignación de 1.700 pesetas anuales y Demetrio Echevers Rodríguez, nombrado médico municipal el 8 de septiembre de 1898. Cargo del cual fue separado en 29 de mayo de 1910, por haber finalizado el contrato, habiéndose posesionado nuevamente del cargo el 26 de marzo último en virtud de providencia del Gobernador civil, contra cuya resolución se entabló recurso contencioso que está pendiente.
En lo que respecta al personal administrativo, la presidencia indicó y la corporación acordó suprimir, por innecesario, el cargo de Depositario, de Manuel Rico, dejando provisionalmente al servicio de este ayuntamiento todos los demás empleados administrativos en las mismas dotaciones que tienen asignadas en el respectivo presupuesto, pero perdiendo el secretario el carácter de tal, hasta que la corporación resuelva oportunamente lo que está pendiente.
En cuanto al personal facultativo, se acordó respetar los dos médicos, Rodríguez y Echevers, sin perjuicio de revisar los contratos respectivos. Por lo que afecta al veterinario, Espín, propuso a la presidencia que se acordase el cese del mismo, por no resultar de la certificación de que se deja dado cuenta que exista contrato alguno celebrado por él con el ayuntamiento de Oza, que obligue a respetarlo en el cargo y abrigar la convicción de que su nombramiento, por la razón de haber sido sin sueldo y haberle sido asignado hace poco el insignificante e irrisorio de 150 pesetas al año, no respondió a otro fin que el de conseguir su entrada al servicio de este ayuntamiento, sobreponiéndose al veterinario municipal supernumerario que este tiene.

Cambios
Dadas las explicaciones de la presidencia y del concejal proveniente de Oza, Iglesias, respondiendo a la pregunta hecha por Juan González, que antes de ser nombrado Espín, no existía en ese ayuntamiento el cargo de veterinario, se acordó en votación nominal y por 21 votos de los ediles.
Rey, Fuentes Blanco, Pazos, Corral, Lage, Dans, Abad, Fuente Luces, Rivas, Pombo, Menlle, Joaquín González, Iglesias, Senra, Juan González Andión, Casares Quiroga, Molina, Martín, Casares Paz, y Presidente, contra el de Vilas, declararon el cese de Gabriel Espín, en el cargo de veterinario del suprimido ayuntamiento de Santa María de Oza. 
Se incorporó de modo provisional al octavo distrito de esta capital todo el territorio anexionado y se procedió a la nueva división de distritos y barrios. Dando por finalizada la sesión a las 18.45 horas. Entre los asistentes, en la presidencia el primer teniente-alcalde, como alcalde accidental; José Martínez Fontenla. En cuanto a los concejales que concurren; tenientes-alcalde; Santiago Casares Paz o Joaquín Martín Martínez, entre otros asistentes como síndicos o regidores.
En la sesión del 30 de Octubre, es visto un plano del Arquitecto municipal Pedro Mariño, en el que manifestaba  la necesidad de proceder previamente al levantamiento de un plano general de la nueva población.

Comentarios