martes 1/12/20

Reportaje | De sede de la Delegación de Hacienda a dependencias municipales

El 31 de diciembre de 1929 el Pleno acuerda sancionar favorablemente el acta de entrega al Estado del solar ofrecido por el Ayuntamiento de La Coruña, para emplazar el nuevo edificio de Delegación de Hacienda, situado en la confluencia de las calles de Durán Loriga y Huertas.

Fachada principal del antiguo Palacio de Hacienda en calle de Durán Loriga | patricia g. fraga
Fachada principal del antiguo Palacio de Hacienda en calle de Durán Loriga | patricia g. fraga

El 31 de diciembre de 1929 el Pleno acuerda sancionar favorablemente el acta de entrega al Estado del solar ofrecido por el Ayuntamiento de La Coruña, para emplazar el nuevo edificio de Delegación de Hacienda, situado en la confluencia de las calles de Durán Loriga y Huertas.


Todo este proceso da inicio el 31 de agosto de 1910, cuando se acuerda la cesión del referido solar y queda el Ayuntamiento enterado de la comunicación del Delegado de Hacienda, testimoniando su reconocimiento a la Corporación, relativo a la cesión para levantar el edificio destinado a Delegación de Hacienda.
No obstante, el 21 de diciembre del mismo año se propone por parte del concejal Andrés Souto Ramos que se instale en los terrenos que se adquirieron, propiedad de Nicandro Fariña, en la calle Sánchez Brégua y próximos al lugar que había ocupado la antigua Batería de Salvas. La propuesta se desecha.
Es el 13 de abril de 1926 cuando se da cuenta del acuerdo adoptado en 18 de marzo por la Comisión Permanente, sobre la propuesta formulada para la cesión de una parcela municipal destinada a edificar el palacio de Hacienda. El solar que resulte en la esquina que ha de formar la acera de los números impares de la vía de Durán Loriga y la calle de la Alameda y se ofrece gratuitamente al Estado en una extensión superficial de 750 metros cuadrados.

Ocho meses después se tiene en cuenta una propuesta de la Alcaldía y aprobada por la Comisión Permanente, en la que se indica que la proyectada prolongación de la calle de Durán Loriga sea cubierta y el solar ofrecido al estado para el nuevo Palacio de Hacienda en la esquina que forma la calle de la Alameda con dicha vía no era el más adecuado para aquel objeto. Siendo el más ideal para el citado palacio, se apunta, el terreno comprendido en el ángulo que forman las calles de las Huertas y Durán Loriga, que se haya en el centro de la última vía señalada. Este ofrece, por su situación, una mejor orientación, distribuye de modo más regular los solares restantes y se subordina con más ventaja a la calle cubierta. Esta última cesión fue aceptada y es donde se construyó finalmente el Palacio de Hacienda.

Para el 5 de noviembre de 1928 el Ayuntamiento da cuenta de un oficio del Delegado de Hacienda que hace constar la tardanza del Municipio en la entrega del solar en que se levantará el edificio previsto. Dando su majestad el rey un plazo, que terminaba el 1° de diciembre, para que se pusiese dicho solar a disposición del delegado de Hacienda en La Coruña. El alcalde manifiesta al pleno que podría hacerse la entrega del referido solar antes de la fecha señalada.

En el sitio elegido se levantó la edificación y allí funcionó su administración hasta 1970, en que en la sesión del 17 de junio se trató la cesión al Ayuntamiento de dicho palacio a fin de dedicarlo a los servicios municipales. Castrillón Lombardero indica a los concejales que el Ministerio aceptó la cesión, pero es preciso hacer el traslado de los servicios de Policía, Bomberos y mercado central para dejar libre el edificio actual que ocupa el solar cedido en el Orzán-Riazor, donde se estaba levantando el nuevo edificio de Hacienda.

Regreso gratuito
De manera que el 31 de julio de 1974 el Pleno herculino decide solicitar al Ministerio de Hacienda la cesión gratuita al Ayuntamiento de La Coruña de la Delegación provincial de este Ministerio, situada en la calle de Durán Loriga, que habrá de ser destinada a ubicar en el mismo los servicios públicos municipales que se consideren oportunos. Al tiempo que Quesada Zato solicita que, como dicho edificio fue construido sobre terreno expropiado, se estudie la problemática que pudiera plantearse ante una posible acción reivindicatoria de los propietarios en su día expropiados, por el cambio de destino de dicho inmueble. La Presidencia indica que parece ser que no tiene derecho a la reversión.

En la sesión del 28 de noviembre de 1975 el la corporación resuelve que se muestra conforme y enterado y acepta el decreto 2366/1975 de 11 de septiembre según BOE del 10 de octubre, por el que se cede gratuitamente al Ayuntamiento el inmueble propiedad del Estado que había ocupado la Delegación Provincial de Hacienda, situado en la calle de Durán Loriga.

Las condiciones de dicha cesión, aceptadas por la Corporación municipal coruñesa en este acto, se reflejan en el texto de la parte dispositiva del decreto. Que en su artículo primero dice que se cede gratuitamente al Ayuntamiento de La Coruña, con destino a instalaciones de servicios públicos municipales y al amparo de lo dispuesto en los artículos 74 y 77 de la Ley del Patrimonio del Estado, el siguiente inmueble: Finca urbana propiedad del Estado, que estuvo ocupada por la Delegación Provincial de Hacienda, sita en la calle de Durán Loriga, sin número, de una extensión superficial de 1.074 metros cuadrados, que linda derecha, Pilar Doval Fernández y hermanos, izquierda, Dionisio Tejero Pérez SA, y Municipio y fondo, Antonio Suárez Torreira y otros.

El segundo artículo apunta que si el bien cedido gratuitamente no fuera destinado al uso previsto dentro del plazo de dos años, o dejara de serlo posteriormente, se consideraría resuelta la cesión y revertiría al Estado integrándose en el patrimonio con todas sus pertenencias y accesiones sin derecho a indemnización, teniendo el Estado el derecho además, a percibir de la Corporación el valor de los detrimentos o deterioros del mismo.
El tercer artículo pone de manifiesto que por el Ministerio de Hacienda, a través de la Dirección General del Patrimonio del Estado, se adoptarán las determinaciones necesarias para la efectividad del presente decreto, facultándose al Delegado de Hacienda de la Coruña, para la firma de la escritura correspondiente.
Así, desde finales de 1975 dicho edificio pasó a manos municipales y en el mismo se albergan desde entonces dependencias como el Archivo Histórico Municipal y la Biblioteca Municipal.

Comentarios