Viernes 26.04.2019

El precio de la vivienda regresa a la senda del crecimiento, aunque contenido

Después de unos años de bajada de los costes para comprar un piso en A Coruña por el “boom” del ladrillo, la media del metro cuadrado ha ido subiendo a medida que también se volvían a conceder más hipotecas. No obstante, los expertos del sector inmobiliario creen que las tarifas no volverán a ratios previos a la crisis

El polígono de Náutica es el que más ha podido avanzar | sara martínez
El polígono de Náutica es el que más ha podido avanzar | sara martínez

El precio de la vivienda en A Coruña está volviendo a subir y eso no es un secreto ni para los expertos ni para los interesados en convertirse en propietarios, que desde 2017 se han encontrado con que la cuota media del metro cuadrado va a más a medida que pasa el tiempo sin que importe que apenas se construyan pisos nuevos. No obstante, los especialistas tranquilizan a los futuros compradores asegurando que la esperanza es que los precios no se disparen tanto como antes de la crisis o en los primeros años de esta.


Las estadísticas del Ministerio de Fomento, que lleva años recopilando cifras medias del precio de la vivienda y de tasaciones en la ciudad –entre otros grandes municipios–, reflejan de manera fiel la evolución que ha tenido el mercado inmobiliario en la localidad en los últimos 14 años y con un 2019 aún incipiente. Los datos que se pueden consultar abarcan desde 2005 y muestran que el coste medio del metro cuadrado no dejó de subir hasta 2008, precisamente un año después de que se declarara el inicio de la recesión y el verdadero “boom” del ladrillo.


A partir de ahí cayó de forma casi vertiginosa el número de tasaciones practicadas en las propiedades, si bien los costes fueron perdiendo fuelle de manera más paulatina. Atendiendo únicamente al balance del Gobierno central el fondo en el valor se tocó en 2014, cuando de la media entre los cuatro trimestres analizados salió que el coste del metro cuadrado estaba en 1.534 euros o, lo que es lo mismo, un piso de 90 metros cuadrados podía adquirirse por 138.060 euros.


Eso sí, siempre hubo que diferenciar la inversión y lo que se obtenía a cambio según el barrio elegido para mudarse. “Hay zonas que incluso durante la crisis vivieron al margen como los Cantones o Linares Rivas”, ejemplifica el secretario general de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de La Coruña (Aproinco), Juan José Yáñez.

El presidente del Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de A Coruña, Herminio Carballido, recuerda que hubo puntos de la ciudad en donde se llegaron a pagar de media por metro cuadrado “5.000 y 6.000 euros” aunque el global nunca superara los 2.300 euros en la ciudad.


Aunque al representante de las constructoras no le gusta generalizar porque opina que a veces las medias son engañosas –precisamente porque no se refleja la realidad de cada barrio específico–, estima que en 2013 y 2014 se vivió una “situación de crisis muy importante y hubo más restricciones en los precios” que se ponían a los bienes.

Años sin ningún interés
Quizá el punto más complicado se detectó cuando los bancos dejaron de dar hipotecas porque sus propias inversiones inmobiliarias los sumieron en un conflicto interno que provocó una revolución con muchos cambios dentro del sector y el traspaso de cientos de activos al llamado banco malo o Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb).


La vicepresidenta del Colegio de Administradores de Fincas de Galicia, Carmela Lavandeira, incide en la importancia que tuvo el parón de las hipotecas en la caída de las tarifas que reclamaban empresas o propietarios particulares. “No había opción de comprar y solo se hacían ventas a gente con una economía muy saneada o que disponía de todo el dinero”, destaca, rememorando unos ejercicios en los que “nadie preguntaba” por ningún activo. Eso también hizo que quien quería vender tuviese que rebajar sus expectativas económicas.


Ahora todos los actores implicados entienden que en A Coruña se está viviendo una lenta recuperación. Si bien es cierto que no se construyen nuevas promociones por la falta de licencias desde el Ayuntamiento, Yáñez reconoce que “poco a poco y con cierta prudencia” las entidades financieras han ido volviendo a abrir el crédito a particulares y a empresas interesadas en edificar.

Necesidad de más suelo
Eso sí, a estas alturas, la falta de stock de apartamentos nuevos en la ciudad ha hecho que “sus precios vayan al alza y de rebote también lo hayan hecho los de la vivienda usada”.


Carballido reflexiona sobre el hecho de que a partir de ahora “los precios van a seguir estando altos”. Desde su punto de vista es lo normal teniendo en cuenta que no queda mucho suelo urbanizado preparado para albergar nuevas promociones en los próximos años. “Los pisos nuevos estarán altos pero también los usados mientras no se amplíe la dotación de suelo”, subraya.

Por su parte, Lavandeira sitúa ese cambio de tendencia en 2017 pero, sobre todo, en el pasado año. En cualquier caso, la experta tranquiliza a aquellos coruñeses que quieran dar el salto a la propiedad asegurando que “los precios todavía no son como antes de la crisis ni creo que vayan a volver a serlo”. Fue un tiempo extraño en el que se llegaron a “vender pisos por teléfono” sin verlos.

Comentarios