Miércoles 21.11.2018

Reportaje | Los paladares profesionales someten a examen las tapas Picadillo

Turistas y coruñeses todavía tienen hasta este domingo para seguir recorriéndose a mordiscos la ciudad gracias a la décimoquinta edición del Concurso de Tapas Picadillo, pero a unos días de que termine el certamen los jurados profesionales

El jurado profesional realizó ayer las cuatro rutas para elegir al ganador de la categoría de maridaje | patricia g. fraga
El jurado profesional realizó ayer las cuatro rutas para elegir al ganador de la categoría de maridaje | patricia g. fraga

Turistas y coruñeses todavía tienen hasta este domingo para seguir recorriéndose a mordiscos la ciudad gracias a la décimoquinta edición del Concurso de Tapas Picadillo, pero a unos días de que termine el certamen los jurados profesionales ya recorren los 71 locales participantes para poner puntuación a las creaciones de los cocineros. Ayer, por ejemplo, los profesionales del mundo de la gastronomía y el vino se citaron para repartirse en tres grupos las cuatro rutas de la ciudad con el objetivo de probar las propuestas de los hosteleros en la categoría de maridaje.
Este año tocó paladear 18 tapas con el mismo número de caldos de la Denominación de Origen Ribeira Sacra, que fue la escogida por el Consorcio de Turismo para formar parte de la cita culinaria de este año.
Mientras algunos clientes se ponían a cubrir su particular callejero tapeador tanto en las barras como en las mesas, los jurados observaban el color y olían los vinos para asegurarse de que hiciesen buen matrimonio con platos como la empanadilla de sardinas, el canelón de pollo de corral, bechamel ahumado y salsa de foie gras o el medallón de pezuñas de cerdo y cigala sobre chula de garbanzo.
No fue ninguna tortura viendo la calidad de las candidaturas de este año, como así reconoció el coordinador del equipo, el sumiller Luis Paadín, al destacar la “armonía y la conjunción entre las tapas y el vino escogido, y que sea el vino lo que haga más grande la tapa y que le aporte riqueza”.
Aunque el ganador no se sabrá hasta dentro de varias semanas, lo cierto es que en general todos los examinadores se volvieron a casa satisfechos con el nivel. Tanto es así que, incluso, el presidente y la gerente del Consorcio de Turismo, Alberto Lema y Lanzada Calatayud, quisieron hacer un alto en sus agendas para acercarse a tomar algo con uno de los grupos que ponían a prueba la calidad de las ideas de los hosteleros de la ciudad.

Sorteo entre el público
Lema y Calatayud acompañaron a la comitiva en un mesón al lado del Ayuntamiento donde, después de saborear unos mejillones en escabeche, el también concejal de Empleo y Economía Social remarcó “a diversidade de propostas das que pode disfrutar a cidadanía, quen ten un papel activo no concurso”.
Calatayud añadió que tiene claro que el Consorcio deberá seguir apostando por la categoría del maridaje –aunque solo queda una D.O. gallega a la que invitar– porque fue “unha das mellor recibidas polo público do XI Concurso de Tapas Picadillo”. Pero los comensales anónimos no solo valoran eso sino los suculentos premios que se sortearán entre aquellos que voten. l

Comentarios