domingo 20/9/20

Reportaje | José Verea y Aguiar, escritor, periodista y político de ideario constitucional

El polifacético genio gallego José Verea y Aguiar ejerció como periodista, fue un buen escritor y a su vez un honrado político que no solo se guió por su ideario constitucional, sino que fue un comprometido liberal en todos los sentidos, aún a riesgo de su vida. 

Portada de la obra de Verea y Aguiar “Historia de Galicia”
Portada de la obra de Verea y Aguiar “Historia de Galicia”

El polifacético genio gallego José Verea y Aguiar ejerció como periodista, fue un buen escritor y a su vez un honrado político que no solo se guió por su ideario constitucional, sino que fue un comprometido liberal en todos los sentidos, aún a riesgo de su vida. 
Nació, según indican todos los apuntes biográficos, en Santiago de Compostela en 1775 y falleció en la misma ciudad el 17 de abril de 1849. Cursó sus estudios en el Colegio Menor de San Jerónimo, en su ciudad natal, en el que hizo tres años de Filosofía y obtuvo el grado de bachiller en 1792. 
Continuó los estudios en la Universidad y recibió análogo grado en Leyes y Cánones en 1796. Hizo oposición en la misma Universidad en 1804 a la Cátedra de Filosofía Moral, siendo nombrado por el claustro en 1806 sustituto de bibliotecario segundo.
Escribió y publicó a su costa, con superior aprobación, un discurso sobre el fomento de las fábricas de papel que mereció la aprobación del Real Consulado de la Coruña en el año 1804.
En 1809, con motivo de la guerra napoleónica, aceptó del mando francés un cargo en la Dirección de la Policía, por lo que a la marcha de aquellos de Galicia a mediados de dicho año se le formó un proceso instruido por el Tribunal de Seguridad Pública de La Coruña, siendo condenado a dos años de destierro.

Preso
Verea y Aguiar permaneció preso en la cárcel de Santiago durante el periodo que duró la causa. En 1811 escribió en los periódicos compostelanos “El Cartel” y “La Gaceta Marcial y Política”. Además, funda y dirige el “Diario Cívico y Patriótico” en el año 1812. Verea y Aguiar fue nombrado oficial mayor del Ayuntamiento de Santiago el 14 de abril de 1813. Como consecuencia de la llegada de Fernando VII al poder en 1814 y de instaurar el antiguo régimen, será perseguido con saña por su notoria adhesión al constitucionalismo. 
Incluso se llegó a formar causa contra él y por el grave riesgo que corría su vida permaneció oculto en Santiago hasta 1815, año en el que se le condenó a morir en la horca, según sentencia de la Comisión de Estado de La Coruña. Afortunadamente, Verea y Aguiar logró huir con su familia y se refugió en el vecino Reino de Portugal.

Marcha a Portugal
La lejanía de sus anhelos constitucionales pronto le hacen regresar a su ciudad natal, cosa que hizo en 1817 atravesando devuelta la frontera con Portugal. 
De nuevo en la ciudad de Santiago de Compostela se vio obligado a ocultarse otro año, entrando en contacto con la fuerza liberal y de esta urbe, con un nombre supuesto, sale en dirección a Madrid, arriesgando su vida a la espera del soñado triunfo liberal.
Este anhelo llegó en febrero de 1820 gracias a la sublevación de la guarnición de La Coruña, cuando ya nadie daba nada por que surgiese aquel soñado triunfo de los constitucionales.
Verea, en su regreso a Galicia, trajo consigo la espada del general Antonio Quiroga y Hermida, para depositarla en el Ayuntamiento de Betanzos, de cuya ciudad era natural. 
De esta manera José Verea y Aguiar btuvo en el mes de septiembre del dicho año de 1820 el cargo de secretario municipal del Ayuntamiento de La Coruña. También escribió en “La Gaceta Política y Económica” en 1821 de la propia ciudad herculina, explicando la constitución junto con sus conocimientos de economía política.
Será un prolífero autor de varios opúsculos sobre los intereses económicos de Galicia, entre ellos está el “Discurso sobre el fomento de las fábricas de papel”, “Proyecto de un arbitrio sobre pan, aplicando su importe al alivio del servicio de alojamientos”,  “Ensayo estadístico sobre repartimiento de la contribución directa” o “Proyecto de extinción de contribuciones”. 

Divulgación
También publicó en la Ciudad Departamental de Ferrol en 1838 la primera parte de una “Historia de Galicia” dedicada al Claustro Universitario de Santiago, que comprende los orígenes y estado de los pueblos septentrionales y occidentales de España antes de su conquista por Roma.
       Con esta obra fue el primero de los historiadores que defendió de una manera clara, científica y racional, la teoría de los celtas en Galicia, después tan divulgada. 
Cuando se creó en Santiago de Compostela en 1843 la Diputación Arqueológica Gallega, primera sociedad de su género en Galicia, se le confió el cargo de presidente. Además, Verea también era miembro correspondiente de la Real Academia de la Historia. l
 

Comentarios