viernes 4/12/20

Reportaje | Unos inusuales profesores toman el relevo en las aulas de Padre Rubinos

Los miércoles son una fiesta en la escuela infantil Carmen Cervigón de la Real Institución Benéfico Social Padre Rubinos. Detrás de los títulos y tras las puertas del aula espera el artista Félix Arias, que a base de canciones demuestra que la música sí amansa a las fieras

Los niños asisten, por aulas, a actividades muy originales | miguel miramontes
Los niños asisten, por aulas, a actividades muy originales | miguel miramontes

Los miércoles son una fiesta en la escuela infantil Carmen Cervigón de la Real Institución Benéfico Social Padre Rubinos. Detrás de los títulos y tras las puertas del aula espera el artista Félix Arias, que a base de canciones demuestra que la música sí amansa a las fieras porque los niños que en determinados momentos no paran de gritar y corretear por la clase se calman como si estuviesen viendo sus dibujos favoritos. 
Los alumnos más mayores –van desde los cero a los tres años– se saben algunas canciones, dan palmas y dado el caso hasta se atreven a arriesgar bailoteando un poco. Para conquistarlos este particular profesor acude al colegio con panderetas, guitarra, discos, muñecos y hasta láminas con las que les hace ver cómo es ese instrumento que suena de fondo. 
La directora del centro, Almudena Carro, explica que pese a ser visitantes tanto Arias como la profesora de inglés que pasa de forma puntual entran en la dinámica organizativa. Es decir, si un trimestre se habla de las profesiones todos siguen ese hilo conductor. Por eso el cantante puede estar componiendo temas sobre un bombero, una médico o una policía y al cabo de unos meses repasar la lista del supermercado rasgando las cuerdas. 
Los escolares lo miran con una mezcla de extrañeza y diversión. “De momento lo que vemos es que ayuda a reforzar la atención”, comenta Carro de los éxitos de la tarea del profesor de música, que va pasando por todas las aulas. Lo mismo ocurre con el inglés, pero en la visita que se financia entre el Ayuntamiento y el ANPA, este  último se atrevió a incluir a los bebés en un proyecto de “aproximación a la lengua inglesa”. 
Una trabajadora dócil
Además de las rutinas diarias en la que el cuadro docente educa a los alumnos, dado que tan pequeños no tienen unas asignaturas estancas, Nuba es otra de las claves del aprendizaje. Esta golden retriever que trabaja con la firma Cadelar va a pasar un rato con  los pequeños dentro de un “programa de educación asistida con animales” que se ha podido hacer solicitando presupuesto dentro del programa O meu xeito del Consistorio. 
La intención del equipo es volver a pedir la subvención para que Nuba no tenga que dejar de ir a Padre Rubinos ya que ha supuesto grandes cambios en el carácter. “Niños que tenían miedo a los perros dejaron de tenerlo y en los más retraídos sí que se ve un acercamiento a ella”, analiza la directora, que igualmente cree que este tipo de acciones enseñan a “mostrar los sentimientos y a tener autoestima”. 
La compañera de juegos también es de lo más tranquilo y, por orden de sus monitoras, se deja peinar, acariciar o colocar distintos elementos porque “es consciente de que viene a trabajar”. l

Comentarios