viernes 06.12.2019

Reportaje | El fantasma de Pepper se deja ver en el habitáculo estrella del Acuario

Los Museos Científicos colgaban hace unos días esta foto en las redes sociales. Advertían que se trataba de un efecto óptico que duplicaba los ejemplares de la sala Nautilus del Acuario sobre el papel, un espejismo que como en el capítulo de la Biblia multiplicaba no los panes pero sí los peces y, en concreto, al más querido de todo, el escualo de nombre “Gastón”. 

La imagen hizo que pensar a los usuarios de Twitter
La imagen hizo que pensar a los usuarios de Twitter

Los Museos Científicos colgaban hace unos días esta foto en las redes sociales. Advertían que se trataba de un efecto óptico que duplicaba los ejemplares de la sala Nautilus del Acuario sobre el papel, un espejismo que como en el capítulo de la Biblia multiplicaba no los panes pero sí los peces y, en concreto, al más querido de todo, el escualo de nombre “Gastón”. 
El director de los tres centros, Marcos Pérez, explica que en el espacio habitado por tiburones, doradas, lubinas y meros y que está pendiente de una reforma, hay en la parte no acuosa una mesa con silla, que se supone son las del capitán Nemo. 
La mesa tiene un cristal que le sirve de protector y precisamente sobre él, un profesional de la fotografía supo retratar el trozo de tanque acotado por su objetivo junto a su reflejo, de manera que no se distingue el uno del otro y todo parece lo mismo. Un pequeño ecosistema con aletas que hizo más que pensar a los usuarios de Twitter que se toparon con la instantánea: “Un buen fotógrafo con el ángulo adecuado es capaz como en este caso de sacar el reflejo perfecto de lo que hay detrás”. 
En este sentido, el mago Román García recuerda que a esta técnica de ilusión óptica se le conoce como el Fantasma de Pepper. Al parecer, lo primero que se sabe de ella data de 1858. La maquinó el ingeniero de Liverpool Henry Dircks, que la denominó “Phantasmagoria”, sin concretar  cómo poder llevarla a cabo de forma sencilla, algo que ingenió el científico inglés John Henry Pepper. El experto la simplificó años más tarde  permitiendo su puesta en escena en los teatros. 
Se probó con una pieza de Dickens y a partir de entonces, el efecto se bautizó con el nombre de su impulsor. Incluso Luis Piedrahita aplicó este principio hace no mucho en “El hormiguero”, pero con fuego. En todo caso, los peces siguen siendo los mismos en un tanque que tiene como atrezo el gabinete del marino a bordo de su submarino. 
El que para muchos es el habitáculo estrella del Acuario se tuvo que cerrar el pasado 10 de agosto por un problema de aire acondicionado, que tendrán que subsanar pasada la época de más visitantes. 
Desde el edificio no ponen fecha, pero  la idea es sustituir la máquina deshumectadora, con cerca de 20 años de funcionamiento, antes de que acabe el año. Esto obligará a cerrar durante unos días la sala por el tamaño de la misma. 
La piscina donde vive “Gastón” tiene cinco millones de litros de capacidad y el control de la humedad y la renovación del aire es básico para que los visitantes puedan contemplar perfectamente la colección de pescados. Durante el tiempo que duren las obras, que imposibilitan visitar esta zona, se reducirá el precio de la entrada al Acuario.  l

Comentarios