Reportaje | Un empujón providencial cuando el reto pasa por la internacionalización

La Cámara de Comercio coruñesa tiene el privilegio de poder presumir de ser una de las entidades con unas cuentas más saneadas de toda España. Esta es una de las características que más se llevan a gala por lo que a veces programas

Reportaje | Un empujón providencial cuando el reto pasa por la internacionalización
Imagen de una de las ediciones de la feria Exporpymes que organiza la Cámara para ayudar a las empresas | quintana
Imagen de una de las ediciones de la feria Exporpymes que organiza la Cámara para ayudar a las empresas | quintana

La Cámara de Comercio coruñesa tiene el privilegio de poder presumir de ser una de las entidades con unas cuentas más saneadas de toda España. Esta es una de las características que más se llevan a gala por lo que a veces programas que se realizan mano a mano con los empresarios pasan desapercibidos. No lo viven igual los responsables de las pequeñas y medianas empresas (pymes) que se ayudan de iniciativas de apoyo y disfrutan de las ventajas de intentar conquistar el mundo con la institución cameral dando el impulso definitivo.
A veces trascienden datos de las ayudas a los que empiezan o de programas específicos para las empresarias o los jóvenes. Sin embargo, las misiones comerciales suelen quedarse atrás en conocimiento a pesar de que son de las actividades más fructíferas.
No es que lo digan los responsables de la organización. Es que lo dicen los propios viajeros (y beneficiarios) que han tenido la oportunidad de hacer sus tours empresariales para dar el salto internacional cuando más necesario se hace buscar otros mercados de venta en el extranjero que faciliten sobrellevar las crisis.
“Para las empresas pequeñas ir con reuniones concentradas en viajes organizados para cuatro o cinco días” es muy positivo, destaca el responsable de la firma Vánagandr Gin, Enrique Pena. Desde su experiencia agradece la colaboración institucional porque por mucho que alguien pueda conocer a sus distribuidores siempre es mejor “ir de la mano de gente bregada en un asunto para abrir camino a la exportación”.

El negocio cambrés, que lleva pocos años en marcha, ya ha tenido la oportunidad de pasar por México y se plantea un nuevo viaje a ese país, así como a Estados Unidos porque los primeros realmente dieron sus frutos. Ahora mismo Pena fabrica él mismo y, además, se encarga de enviar sus bebidas espirituosas de alta calidad a esas dos naciones así como a “Dinamarca, Finlandia o Australia, donde se venden más que en León”.
“Somos una empresa que en cuatro años ha pasado de tener un mercado 100% nacional a una exposición internacional superior al 70%. Nos hemos apoyado en los servicios de la cámara para muchas misiones comerciales”, rememora el gerente de FrigoBotana, Manuel Casal. Tanto es así que han estado en Angola, Nigeria, Ghana, Costa de Marfil, China, Canadá o Nueva Zelanda, entre otros lugares mostrándose como verdaderos Willy Fogg de los negocios. “En fase de prospección, los servicios de la Cámara permiten conocer al tejido industrial y comercial con un coste mínimo y con garantías de seguridad y eficiencia de agendas”, recalca.

A la inversa
Pena tampoco se olvida del valor que tiene ir con otras personas de un mismo sector o ámbitos similares porque a veces surgen “contactos y negocios” dentro de la propia expedición. Para Casal “al coincidir con otras empresas, ya sean del mismo sector o de otro, se comparten experiencias y conocimientos que son siempre interesantes desde un punto de vista de mejora continua de las operaciones y el conocimiento de riesgos inherentes a cada país o incluso los aspectos culturales relevantes a tener en cuenta”.
La lista de participantes en las expediciones es muy larga. Igualmente Pena agradece las “misiones inversas porque también funcionan, están muy bien organizadas y son a coste cero para las empresas”. En estas, para las que cuentan con la colaboración de la Cámara de España y su Programa Internacional de Promoción (PIP) –que se financia con fondos Feder– son los propios exportadores los que recalan en la ciudad invitados para conocer algunos de los productos o servicios que les pueden interesar.
Para algunas compañías estas experiencias, tanto las de ir fuera como las de ejercer de anfitriones, son nuevas pero la técnico de Comercio Exterior de la Cámara,. Odile Lueiro, cuenta que se repiten desde los años 90. Entonces las entidades camerales y la Xunta (hoy el Igape a través del Plan Foexga y de los Feder) se especializaron por países y sectores.

Países de toda índole
La de A Coruña tomó el papel de guía para los negocios del “textil, alimentación y bebidas, construcciones” y, más tarde, “las TIC y audiovisual y el sector del libro” porque con los cambios tecnológicos hubo que recolocar el foco. Por países, han estado en Estados Unidos, China, Japón, Marruecos, Argelia, Polonia... y, en la actualidad, han quedado algo más desplazados Angola, Guinea Ecuatorial, Corea o Vietnam.
Lueiro reflexiona sobre la importancia de estas acciones asegurando que hay zonas en las que se priman “las relaciones personales” y si no hay un contacto cara a cara no se cierran los acuerdos. Las pymes adelantan el dinero y luego reciben el pago de un alto porcentaje del gasto que por su cuenta sería más elevado. Incluso hay grandes firmas que se suman sin pedir subvención porque prefieren viajar en grupo a zonas peligrosas o de conflicto.