viernes 20.09.2019

Reportaje | Los blasones de las familias Loureda y Villar Ibáñez, referentes de la heráldica coruñesa

La heráldica, ciencia que aglutina toda la información relativa a los blasones, cuenta con una amplia tradición en la ciudad a través de sus familias nobles. En este caso los protagonistas son las representaciones de los Loureda y de los Villar Ibáñez

El blasón de los Loureda se encuentra en el Cementerio General de la ciudad, en el que se encuentran los restos de los marqueses
El blasón de los Loureda se encuentra en el Cementerio General de la ciudad, en el que se encuentran los restos de los marqueses

La heráldica, ciencia que aglutina toda la información relativa a los blasones, cuenta con una amplia tradición en la ciudad a través de sus familias nobles. En este caso los protagonistas son las representaciones de los Loureda y de los Villar Ibáñez, que además destacan por contener diversas particularidades que les otorgan un carácter diferencial respecto a otros escudos.

En el Cementerio General de La Coruña se hallan los restos de estos marqueses de Loureda. A los píes de un obelisco, rematado por la cruz cristiana, se encuentra debajo la corona de la dignidad nobiliaria de esta rama familiar, en la que campean dos escudos de armas acolados y hechos en bronce. Pertenecientes a los primeros marqueses de Loureda, Don Enrique Fernández y Alsina y el de su esposa Doña Elvira Herce y Coumes Gay.

Don Enrique Fernández y Alsina recibió merced nobiliaria mediante la concesión otorgada por el rey Amadeo I de Saboya el 8 de julio de 1872 y por la Real Orden del 8 de junio de 1875 por parte del Rey Alfonso XII.

Llegaría a ser Comendador de la Orden Carlos III, diputado en las Cortes por La Coruña y vicepresidente del Congreso de los Diputados. El cronista de armas, Juan José Vilar, expide un despacho que certifica la nobleza de armas del primer marqués en la fecha del 31 de enero de 1875.

Un árbol, lanzas y un jabalí
El blasón es el que figura en el lugar del sepulcro familiar y consiste en un árbol terrasado, apuntado de dos lanzas y resultado de cabeza de jabalí, que se observa en el primer cuartel. El segundo no parece coincidir con el conocido de Alsina y es cuartelado, primero y tercero con seis fajas, y segundo y cuarto con un árbol.

El tercer cuartel representa al tercer apellido, Domínguez. Consiste en dos torres unidas por una cadena y sobre ella un águila explayada que posa sus garras en las almenas de las torres. El cuarto apellido del primer marqués de Loureda, es el de Selices, pero sus armas no constan en los nobiliarios consultados.

Don Enrique Fernández Alsina, fallece en La Coruña el 4 de marzo de 1915. El blasón que acompaña al anterior citado del primer marqués pertenece al de su esposa la conocida dama coruñesa Doña Elvira Herce y Coumes-Gay. Las armas que luce este blasón no coinciden con las conocidas de Herce, que trae un escudo cortado, en el primero un escudo invertido y en el segundo un águila.
Por lo que respecta a Coumes, trae una encina y dos lobos andantes y bordura con ocho lobos andantes. Y Gay, trae a veces un castillo superado de un gallo y otras un vuelo sur montado de dos anillas.
Solo algunas figuras, como el árbol, los lobos y el águila explayada, son comunes en ambas armas. Acompaña a estos blasones una franja ó banderola en la que se observa “Los marqueses de Loureda y familia”.

Familia Villar Ibáñez
Data de 1858 y pertenece a la señora doña Regina Ibáñez Varela, que estaba casada con don Eduardo Vila y había fallecido a la edad de 34 años. Procedía de una familia destacada a principios del siglo XIX al ser nieta de don Antonio Raimundo Ibáñez, marqués de Sargadelos y conde de Orbaiceta y de su esposa doña Josefa López Acevedo y Prada, siendo su hijo primogénito José Ibáñez López, el que se casa con doña Ana Varela y Cancela, que son los padres de la indicada doña Regina Ibáñez y Varela.

Don José Ibáñez López Acevedo llegó a ejercer como director de las Reales Fábricas de Sargadelos, que fueron fundadas por su padre, y también como Caballero de la Orden de Carlos III. Su esposa era hija de don Antonio Varela de Vila, comisario de Guerra y Artillería de La Coruña y de su esposa doña Rosa Cancela.

Ostenta por armas un pequeño blasón con yelmo y cuartelado, el primero. Las armas de los Ibáñez son dos estacas con un armiño cada una y una torre sobre ondas. Estas armas son las mismas que campean en el pazo de Sargadelos de los miembros de esta familia. En el segundo cuartel está la de los Varela, que son cinco barras y cinco flor de lis.

El tercero se compone de dos árboles y en el centro una o dos figuras que permanence sin identificar de los Acevedo. En el último cuartel están los veros de Velasco y que en este caso se corresponden a los Cancela, a pesar de que las armas de aquel apellido son otras diferentes. l

Comentarios