Reportaje | El barrio de Mesoiro, de aldea a pequeña ciudad en solo 18 años

Nuevo Mesoiro ha cumplido la mayoría de edad convertido en todo un barrio joven, dinámico y en clara expansión poblacional.

Reportaje | El barrio de Mesoiro, de aldea a pequeña ciudad en solo 18 años
El barrio une las pequeñas casas bajas con grandes edificios de nueva construcción | aec
El barrio une las pequeñas casas bajas con grandes edificios de nueva construcción | aec

Nuevo Mesoiro ha cumplido la mayoría de edad convertido en todo un barrio joven, dinámico y en clara expansión poblacional. Así lo indican los datos del Nomenclátor del Instituto Galego de Estatística (IGE), que revelan que en los últimos 18 años el lugar de Mesoiro ha pasado de ser una zona cuasi rural de apenas 462 habitantes, a toda una urbe de casi 8.000 pobladores.
En total son 7.889 los empadronados en el lugar de Mesoiro –a cierre de 2017–, lo que supone un incremento del 1.607,58% con respecto a los 462 que vivían allí en el año 99, momento en el que el IGE da salida a su estadística parroquial.
La espectacularidad de las cuatro cifras de aumento se repite en otro de los lugares en los que el Instituto divide la ciudad: A Grela. Allí el aumento llega al 1.672%, pasando de los 146 habitantes en el final del siglo XX a los actuales 2.588, lejos todavía del número que prefiere Mesoiro como lugar de residencia.
Y mientras unos ganan, otros pierden. De hecho, la estadística del IGE revela que se han perdido dos de los lugares en los que en 1999 se observaba ya una población bastante exigua. Se trata de Monte tras da Costa, lugar que quedó deshabitado en 2004 con la construcción del parque de Eirís, que tenía en 1999 24 pobladores; y Os Rosales, lugar que en aquel entonces tenía 73 habitantes y que ha pasado a integrarse dentro de otras unidades de la parroquia de San Pedro de Visma.
Esta entidad agrupa precisamente dos de los lugares del top 5 de descenso en los últimos 18 años. Así, A Gramela, que pasó de 54 a  solo tres habitantes (-87,5%) encabeza la caída, seguida por dos lugares de Santa María de Oza, As Cernadas (de 49 a ocho y un -83,7%) y Monte Mero (de 73 a doce y un -83,5%), una clasificación que cierran Penamoa, que pasó de 487 habitantes a 96 (-80,2%) y San Xosé (en San Cristovo das Viñas), que tenía 24 y ya solo le quedan cinco (-79,1%).
En cuanto a las cuatro parroquias en las que el IGE divide a la ciudad (centro de esta aparte), el lugar que maneja mejores cifras es precisamente donde está encuadrado Mesoiro. Así, en lo que llaman San Vicenzo de Elviña vivían en el 99 4.940 personas y ahora ya van por las 15.913. Sigue los números buenos San Cristovo das Viñas, que pasó de los 2.847 residentes hasta los 6.043. Más despacio van en Santa María de Oza (de 4.940 a 6.440 empadronados) y San Pedro de Visma, que ganó 294 personas.   l