miércoles 30/9/20

Las reformas de pisos en Os Mallos se adaptan a inquilinos universitarios

Los comerciantes y vecinos mantienen su plan de rejuvenecer el barrio pese a no contar con el apoyo municipal

el ideal gallego-2019-03-22-006-a14489b9
En los últimos tiempos algunos emprendedores han cogido el testigo de los comercios de toda la vida | javier alborés

En Os Mallos se niegan a renunciar a su ambicioso proyecto de atraer a gente joven, particularmente a los universitarios, al barrio para ir dinamizándolo. A pesar de que la idea tiene bastante recorrido y no logró el apoyo que le reclamaron al Gobierno municipal, los vecinos y los comerciantes tienen cada vez más interiorizada la necesidad de contar con residentes jóvenes y poco a poco están adaptando la zona a ellos, por ejemplo con la reforma de pisos viejos acorde a los servicios que necesitan los estudiantes.


El presidente de la Asociación de Comerciantes Distrito Mallos, José Salgado, cuenta que aunque no recibieron una respuesta concreta por parte del Ayuntamiento a su interés por convertir la zona en un distrito universitario, tanto los empresarios como los residentes siguen “trabajando” en esa iniciativa, aunque sea de manera limitada por sus posibilidades. 

“Bastantes pisos que se han reformado se han adaptado a los universitarios al reformarlos”, concreta Salgado, sobre algunas de las medidas que pueden tomar. Si bien es cierto que queda mucho por hacer, es una sorpresa que se apueste por esta vía cuando apenas se hacen rehabilitaciones o se dan licencias para ellas. 


Desde su punto de vista, los propietarios están cada vez más “por la labor” de apostar por este público para sustituir a la población envejecida y llenar viviendas que se han quedado vacías por no contar con todas las comodidades como pueden ser ascensores porque “cada vez aumenta más el número de estudiantes que se vienen a la zona”. 


A falta del impulso definitivo a la mudanza masiva, el representante del comercio explica que no es extraño que muchos elijan vivir allí porque “las universidades están muy cercanas”. 


“Tenemos que traer a la gente joven porque si no estamos apañados”, reflexiona, y recalca que si bien es cierto que ha cerrado mucho comercio tradicional, en los últimos tiempos aquellos negocios que abren lo hacen “adaptándose más a los jóvenes”. 


Por eso, en Os Mallos hay establecimientos de corte distinto al que acostumbran los vecinos  salpicados por el barrio. “La gente joven viene con ideas”, cuenta Salgado sobre los que se han asociado a Distrito Mallos pero también han formado la llamada “Guerrilla dos Mallos” para hacer actividades que llamen la atención de todos los coruñeses y los lleven al entorno. 


Con proyectos como la estación intermodal –que podría revitalizar A Sardiñeira y una parte de Os Mallos– “muy en el aire”, los comerciantes siguen pidiendo que el carril bici acerque a los alumnos a sus facultades y se avance en esa construcción “por etapas”. 


Ellos al menos no paran y al tiempo que extienden la idea de que se aceptan nuevos vecinos en uno de los entornos con población más envejecida de A Coruña y con mayor pérdida de empadronados según las estadísticas oficiales. De hecho, con la “guerrilla” ya preparan las actividades de la que será la próxima edición del evento Festirrúa.

Comentarios