lunes 26/10/20

Las reclamaciones en la Oficina Municipal de Consumo cayeron un 10% el año pasado

Las quejas que más crecieron se deben a problemas en las facturas de la luz, según explicó la directora
Lidia Blanco, Carmen Fernández, Eva Acón, y Miguel López, en la muestra del San Diego
Lidia Blanco, Carmen Fernández, Eva Acón, y Miguel López, en la muestra del San Diego

La concejala de Innovación, Industria y Consumo, Eva Acón, presentará las estadísticas de la Oficina Municipal de Información y Consumo (OMIC) próximamente pero ayer se dio a conocer un avance durante la inauguración de la muestra organizada por la Unión de Consumidores de Galicia (Ucgal). En ella, la directora del OMIC, Lidia Blanco, señaló que las reclamaciones bajaron casi un 10%, aproximadamente, aunque no hayan bajado los consultas. En 2018 pasaron aproximadamente 18.000 personas por la OMIC, un 11% más que en 2016, pero en 2019 fueron poco más de 16.200 “Las telecomunicaciones siempre son el foco del problema,, aunque el año pasado subieron bastante las reclamaciones por la energía eléctrica”, explicó Blanco, que añadió que la mayor parte de las reclamaciones por este motivo se deben a una inadecuada facturación: consumos estimados en vez de reales, por ejemplo.

Las quejas que más crecieron se deben a problemas en las facturas de la luz, según explicó la directora

Ambas, Acón y Blanco, visitaron la muestra de Ucgal, que puede contemplarse en el Centro Cívico de San Diego y que consiste en viñetas con información práctica para un consumo responsable. La titular de Consumo destacó el compromiso del Ayuntamiento con esta práctica como una das vías para frenar el deterioro del medio: “O concello está comprometido co coidado do medio ambiente; un compromiso que se estende por todas as concellerías”.

También se hallaban presentes la directora de relaciones externas de Mercadona, Carmen Fernández, que impulsa el evento, y el secretario general de Ucgal, Miguel López.  Este último señaló que la exposición incide en los 17 objetivos de desarrollo sostenible, desde el ahorro energético hasta el agua, pasando por la planificación de compras o el desperdicio alimentario. “A sensación que tiñamos é que aos consumidores os ODS resultábanlle un tanto afastados cando, en realidade, a nivel particular, nas nosas casas, tamén podemos contribuír ao seu cumprimento”, explicó.

Comentarios