sábado 24.08.2019

Rachas de más de 100 kilómetros por hora arrancan persianas y tronchan un árbol en Juan Flórez

Fuertes chubascos cayeron sobre la ciudad durante la alerta naranja costera que acaba 
a las 11.00 horas

El árbol abatido no llegó a causar daños y fue retirado posteriormente por los servicios municipales | pedro puig
El árbol abatido no llegó a causar daños y fue retirado posteriormente por los servicios municipales | pedro puig

El temporal que azotó a la ciudad la pasada jornada resultó más persistente de lo que anunciaban los pronósticos meteorológicos. Se había declarado una alerta naranja costera, y una amarilla por viento, que duraría solo unas horas. Sin embargo, será hoy a la once de la mañana cuando se anule el  nivel de alerta, después un día en el que los fuertes chubascos se mezclaron con fuertes ráfagas de viento: los instrumentos de Meteogalicia llegaron a registrar rachas de más de 110 kilómetros por hora, que causaron algunos daños. 

Uno de los más espectaculares tuvo lugar a las seis menos cuarto de la tarde en la calle de Juan Flórez, donde una fuerte ráfaga tronchó un árbol situado frente al número seis. Se trataba de un ejemplar de escaso porte, así que no causó ningún daño en su caída y nadie se vio afectado.
Además, el viento arrancó una persiana de un edificio de Monte das Moas y la arrojó contra el techo del Instituto Anxo da Garda, , por lo que los Bomberos tuvieron que acudir con una autoescalera para retirar los pedazos. También obligó a mantener cerrado el acceso al a Torre de Hércules, siguiendo el protocolo habitual en caso de aviso amarillo aunque, en realidad, el cierre se había producido desde las dos de la tarde del miércoles. 


Agua acumulada 
Por otro lado, durante el día de ayer los pluviómetros llegaron a recoger un acumulado de más de 73 litros de agua de lluvia por metro cuadrado pero no llegaron a  registrarse inundaciones.


La pleamar se registró a las 20.30 horas pero el oleaje generado era débil y no fue necesario cerrar los arenales al público. Este temporal es uno de los últimos de este invierno, que ha resultado ser bastante benigno. Aunque a lo largo de la temporada de borrascas se han sucedido los días en los que los arenales han tenido que cerrarse al público, no ha habido ningún destrozo en las zonas costeras, como el Paseo Marítimo, que normalmente es batido por el mar, o incluso en las Esclavas, que se ha librado de los graves daños que en anteriores años han provocado los golpes del océano.

Comentarios