domingo 25/10/20

El punto negro de la Tercera Ronda es escenario de un nuevo accidente de tráfico, el segundo esta semana

La conductora salió ilesa, pero resultó herida la perra que le acompañaba, un animal de nombre “Marea”

El Ideal Gallego-2018-06-08-005-db1e295b
El impacto del turismo destrozó los jerseys de hormigón del desvío hacia Severo Ochoa | patricia g. fraga

Por segunda vez en lo que va de semana, un vehículo se salió de la vía cuando circulaba en dirección entrada a la ciudad por la Tercera Ronda, justo después de pasar el puente que salva la carretera de Baños de Arteixo. Es un tramo que se ha convertido en un punto negro. La conductora, una mujer de unos cuarenta años de edad, resultó ilesa, aunque con ella viajaba una perra de nombre “Marea” que tuvo que trasladar al veterinario, puesto que se quejaba de dolor en una pata.
El turismo se estrelló contra la mediana que separa la vía principal del desvío hacia Severo Ochoa, levantando y dañando las protecciones de hormigón y avanzó varios metros por el arcén hasta detenerse por fin. Al lugar e los hechos acudieron efectivos de la Policía Local, así como una ambulancia asistencial del 061, que reconoció a la conductora en el lugar de los hechos. 
La ronda fue construida por  Fomento pero el Ayuntamiento  es el responsable  de ella, y por eso la Concejalía de Movilidad planea instalar nuevas señales,, para reducir el límite de velocidad de los 80 actuales a los 60 kilómetros por hora. Los informes de la Policía Local indican que la mayor parte de estos accidentes se deben al exceso de velocidad. La víctima de ayer niega que circulara demasiado rápido como para tomar la curva: “No sé a cuanto iba, pero tan rápido como para que se me fuera así el coche, no”.
“Un problema gordo” 
“Tras recuperarse, la víctima llamó a su padre, que acudió en su propio vehículo, casi al mismo tiempo que la ambulancia, para hacerse cargo del animal, mientras su hoja era atendida. Fue él quien le comunicó que el tramo en que se había estrellado era conocido por su peligrosidad. “No sabía que esto era un punto negro. Me lo están diciendo ahora la Policía, mi padre, el sanitario, que aún hubo ayer mismo un accidente”, explicó la afectada. 
Aún nerviosa tras la colisión, se esforzaba en recordar lo que había pasado: “Yo simplemente noté que la carretera estaba mojada, se me fue, pierdo el control y nada más”.  Aunque la conductora reside en Lugo, no es la primera vez que pasa por la Tercera Ronda. “Vine normal todo el camino hasta que pasó esto”, comentó antes de marcharse con su padre hasta el veterinario, mientras la grúa recogía los restos de su coche. Enseguida aparecieron los bomberos que baldearon los restos de la calzada, operación en la que invirtieron 45 minutos. 
Aunque la Policía Local conoce desde hace meses la existencia del problema, no fue hasta esta semana que el Concejal de Movilidad, Daniel Díaz Grandío, anunciaba la reducción en el límite de velocidad. También aseguró que su departamento lleva semanas analizando alternativas para conseguir que los vehículos reduzcan la velocidad, y no ha descartado la instalación de un radar. “A sinalización será a primeira, aínda que se desenvolverán máis que pretenden controlar a velocidade”, se limitó a señalar en un comunicado.
La Tercera Ronda o Ronda del Deportivo se inauguró en abril de 2015 y poco a poco se ha ido convirtiendo en una de las opciones para evitar las congestiones habituales en el último tramo de Alfonso Molina. Al no haber tráfico, se puede circular a gran velocidad, lo que lleva a salidas de vía cuando la calzada está mojada, aunque ninguna mortal.
Esta clase de accidentes se repite a menudo, y en lo que va de año se han registrado casi una decena, aunque no de todos se lleva la cuenta. “Por ahora, lo que hay es mucha suerte”, comenta un policía local.

Comentarios