Lunes 10.12.2018

El Puerto renovará la imagen de las naves de los muelles de A Palloza

La Autoridad Portuaria ha licitado una nueva obra que completará su proyecto para cambiar la fisonomía de los muelles de Linares Rivas, A Palloza y San Diego. La institución contratará por alrededor de 350.000 euros la impermeabilización de las cubiertas de los almacenes que utilizan las empresas exportadoras.

Los almacenes de los exportadores están dañados | pedro puig
Los almacenes de los exportadores están dañados | pedro puig

La Autoridad Portuaria ha licitado una nueva obra que completará su proyecto para cambiar la fisonomía de los muelles de Linares Rivas, A Palloza y San Diego. La institución contratará por alrededor de 350.000 euros la impermeabilización de las cubiertas de los almacenes que utilizan las empresas exportadoras.
El ritmo de publicación de concursos del Puerto no cesa en este nuevo inicio del curso. Tras sacar a licitación la construcción de un edificio de usos múltiples en un solar semivacío de San Diego por dos millones de euros, se publicó la oferta para ejecutar un cambio en las vías de Linares Rivas y A Palloza. Este conllevará la pavimentación del suelo y también la eliminación de los restos del antiguo muro de entrada.
No obstante, a partir de ayer se sabe que el plan se completará con una actuación en las naves de los exportadores que se ubican en A Palloza, precisamente junto a la muralla que desaparecerá.
La impermeabilización de los edificios pareados tendrá un presupuesto de algo más de 350.000 euros, si bien la intención del Puerto es que las ofertas rebajen el gasto a unos 320.465 euros. Este dinero servirá para se reparar las techumbres, al tiempo que se incrementa su protección contra la climatología adversa.
El documento técnico contempla tanto el aislamiento de las cubiertas como de la escalera que da acceso a la misma. El objetivo es “evitar la entrada de agua en los edificios de almacenes” que, a tenor de las fotografías que se adjuntan en estos momentos sí se está produciendo.

Dos meses de margen
La empresa que resulte adjudicataria, que dispondrá de un plazo de ejecución de dos meses, tendrá que ocuparse también de la limpieza de la cubierta, un recrecido hacia las nuevas bajantes o el sellado de los lucernarios, entre otras cuestiones.
Los trabajos deberían ayudar a cambiar la imagen de la zona, que ya de por sí será muy diferente en los próximos meses dadas todas las obras programadas. No obstante, a priori parece que el entorno no se recuperará del todo del deterioro que ha ido sufriendo con los años. La propia Autoridad Portuaria reconoce en el texto que explica la tarea a realizar que los inmuebles están sometidos a daños por estar ubicados en el borde litoral.
Asimismo la “salinidad” del ambiente y la presencia de gaviotas –dejando nidos y excrementos– han estropeado parte del recubrimiento de los tejados en unas naves que tienen poco mantenimiento. Esto se debe, según los expertos redactores, a los problemas y el “alto coste” que tiene “mantener tal cantidad de edificios de gran antigüedad”.

Comentarios