domingo 20/9/20

El Puerto coloca varios cajones de la base del nuevo muelle de Langosteira

Las obras van a buen ritmo y confía en tener en funcionamiento esta zona en “el primer semestre de 2020”

Los bloques de hormigón que forman el soporte del cantil se construyeron en el propio puerto | cedida
Los bloques de hormigón que forman el soporte del cantil se construyeron en el propio puerto | cedida

La Autoridad Portuaria ha conseguido un avance importante en las obras del que será el tercer muelle del Puerto Exterior de Langosteira, que unirá las dos líneas de atraque actuales. Los plazos se van cumpliendo y ya tienen colocados bajo el agua dos de los siete cajones de hormigón que soportarán esta infraestructura. El objetivo es acabar estas tareas, solicitar la habilitación y poner en funcionamiento los 350 metros de cantil extra “en el primer semestre de 2020”. 


En paralelo a las actuaciones de las compañías que tienen concesiones de suelo en punta Langosteira, la Autoridad Portuaria está ejecutando desde hace algunos meses las tareas necesarias para ampliar la línea de atraque. El objetivo es dar cabida al creciente número de mercantes que llegan a la dársena exterior y, por el momento, la evolución de las obras es muy buena. Fuentes del Puerto confirman que la construcción del bautizado como muelle A2 –porque los existentes son el A1 y el A3, separados por una lámina de agua que ahora desaparecerá– ya tiene “los siete cajones de hormigón fabricados y dos colocados en su sitio”. Estas piezas, que se han construido in situ ocupando parte de los terrenos de los otros puertos pero sin afectar a la carga y descarga de mercancías, sirven como base para el cantil que tendrá 350 metros de longitud y que permitirá contar con una línea de atraque continua de 1.550 metros. 

Depósito de áridos 
Las últimas noticias son que el resto de grandes piezas están fondeadas a la espera de que se coloquen en su lugar, dado que no es una maniobra sencilla. “Se está preparando el fondo marino para colocarlos y en algunos casos hay que dragar”, inciden. Al mismo tiempo que se hacen estos preparativos se está rellenando la zona que quedaría libre entre el nuevo cantil y el terreno ya construido con piedras, escollera y áridos para cerrar el hueco de agua y generar la base para una explanada de trabajo. Estas tareas deberían estar listas “hacia finales de año”. 
No obstante, no significará el estreno inmediato del espacio dado que también rozando el cambio de ejercicio hay que licitar “la habilitación de la explanada”. Es decir, esta se quedará en un primer momento sin una pavimentación, que se sacará a concurso y se hará posteriormente. 


En este caso, la empresa que consiga hacerse con el contrato tendrá que extender el firme sobre los áridos depositados en el hueco, así como ocuparse de asegurar los sistemas de saneamiento y abastecimiento de aguas, entre otros servicios. 


Con todas estas fases por delante, fuentes de la Autoridad Portuaria calculan que “en el primer semestre de 2020 podría estar operativo”. Respecto a la ampliación del canal de acceso para aumentar el calado permitido, las voladuras se realizarán “entre este verano y el próximo” porque es necesario contar con un mar bastante calmado.

Comentarios