jueves 24/9/20

Una publicación en el DOG permitirá la licitación del dragado de la ría

El Gobierno quiere asegurarse de que la actividad marisquera se paralizará cuando llegue el momento
La conselleira do Mar les explica la situación a los cofrades | pedro puig
La conselleira do Mar les explica la situación a los cofrades | pedro puig

Después de que el día anterior la Asesoría Xurídica de la Xunta y la Abogacía del Estado consiguieran solventar el desacuerdo que impedía licitar el dragado de la ría de O Burgo, las conselleiras de Infraestruturas, Ethel Vázquez, y de Mar, Rosa Quintana, se reunieron ayer con la cofradía de pescadores para explicarles en qué consiste: el Gobierno se conforma con que la Xunta publique en el Diario Oficial de Galicia (DOG) el compromiso de que se paralizará la actividad marisquera en el estuario una vez se apruebe la licitación.

Los técnicos de la Xunta ya están redactando el texto, que enviarán a Madrid para dar el visto bueno antes de proceder a su publicación. Vázquez señaló que es exactamente lo que figura en el proyecto de explotación redactado por ellos, y lo que se les había certificado anteriormente, así que la publicación en el DOG equivaldrá a escribirlo por triplicado. “E se fai falla, por cuadriplicado. Nós o que queremos é que se faga a obra e que non mareen máis nin os mariscadores nin a Xunta. Que empecen as obras dunha santa vez!”, declaró Quintana, que no ocultaba su hartazgo por este retraso: “É un engano que se lle está facendo aos mariscadores. Que lean o proxecto, que é seu! Estuden un pouiquiño! Creo que non é pedir demasiado!”

Por parte del Gobierno, el delegado, Javier Losada, emitió un comunicado en el que destacaba la solución de la Abogacía del Estado para desbloquear el proyecto de dragado ambiental de la ría do Burgo y expresaba su deseo de que la Xunta “deje de poner trabas” a una iniciativa que bloquea desde marzo. Una afirmación que no contribuyó a mejorar el humor de la conselleira do Mar.

Alegaciones

Quintana recordó que si el Gobierno central hubiera querido licitar la obra, podría haberlo hecho desde hace meses, pero fue el día anterior cuando le remitieron al municipio de Oleiros las respuestas a sus alegaciones a un plan de impacto ambiental que se escribió en 2016. “Tiveron casi catro anos para estudar as alegacións e contestalas”, dijo Quintana. Tanto el proyecto como el presupuesto están igualmente listos.

Pero para la licitación no hay ningún horizonte, y puede durar meses, siempre que no surjan problemas como apelaciones o que el concurso quede desierto, de ahí la incertidumbre. El vicepatrón de la cofradía, Jesús Váquez, apremió al Gobierno para que se licite la obra cuanto antes y se drague cuanto antes. “El plan de explotación no pueden paralizarlo sin saber primero qué van a hacer de nosotros con los años que va durar la obra”, señaló. Para eso, el proyecto prevé unos bonos económicos.

Comentarios