miércoles 25/11/20

El Proyecto Semente convierte el Obelisco en un mercado de jóvenes cooperativistas

El Obelisco se convirtió un año más en un mercado muy poco habitual, regentado por niños de entre 6 y 12 años, que pusieron a la vista del público el resultado de su participación en el Proyecto Semente, una medida que pertenece al programa “Unha empresa na miña escola” destinado a fomentar el espíritu emprendedor.

Los estudiantes disfrutaron con el mercado	javier alborés
Los estudiantes disfrutaron con el mercado javier alborés

El Obelisco se convirtió un año más en un mercado muy poco habitual, regentado por niños de entre 6 y 12 años, que pusieron a la vista del público el resultado de su participación en el Proyecto Semente, una medida que pertenece al programa “Unha empresa na miña escola” destinado a fomentar el espíritu emprendedor.
De los 280 participantes en la novena edición del programa, 78 recogieron el pasado mes de abril en el Ayuntamiento sus respectivas licencias de venta, gracias a las que pudieron proceder a la distribución de sus creaciones a través de un total de trece cooperativas. Después de que el pasado sábado el evento se tuviese que cancelar por el mal tiempo, ayer fue el día grande.

nueve años
Esta iniciativa municipal lleva nueve años celebrándose y con una gran respuesta. Se trata de una iniciativa que busca despertar el sentido emprendedor y las habilidades sociales entre los jóvenes. Así, el Proyecto Semente consiste en un mercado de cooperativas, creado y gestionado por los niños, que se desenvuelve desde diversos centros escolares de la ciudad. Para ello contaron con la ayuda del profesorado y de profesionales.
Los participantes en este programa son alumnos de nueve centros educativos: María Mariño, Montegrande, Hijas de Jesús, Nuestra Señora de Lourdes, Salgado Torres, Karbo, Grande Obra de Atocha, Manuel Murguía y Sal Lence. A todos ellos, les llegó ayer el turno de ocupar el Cantón Grande para demostrar el resultado obtenido.
En esta edición, el tema central era el mundo de la artesanía y así se pudieron adquirir creaciones de diversa naturaleza como grabados, objetos de cerámica, artículos de cartón y de cestería, esmaltes sobre metal, bordados, productos de macramé, centón y telar, o artículos de fieltro.
Además de la posibilidad de participar en esta iniciativa de carácter didáctico y de convertir el Obelisco en un mercado, todos los participantes recibieron un juego de mesa.

Comentarios