Proxecto Cárcere alerta de los agujeros en el techo de la prisión

Pasaron más de dos semanas desde que Proxecto Cárcere, encargados de ponerle contenidos a la vieja prisión, solicitó una reunión urgente dado el estado deteriorado del inmueble.

Proxecto Cárcere alerta de los agujeros en el techo de la prisión
El colectivo anunciaba hace más de dos semanas la necesidad de darle uso para que no se estropee más  | quintana
El colectivo anunciaba hace más de dos semanas la necesidad de darle uso para que no se estropee más | quintana

Pasaron más de dos semanas desde que Proxecto Cárcere, encargados de ponerle contenidos a la vieja prisión, solicitó una reunión urgente dado el estado deteriorado del inmueble. Se verán las caras esta semana porque el tiempo apremia, advierte el colectivo. En su blog recuerdan que son gente voluntaria que necesita organizar sus horas libres y responsabilidades para asistir a encuentros y hacer el trabajo que requiere el activismo sociocultural.

Desde la barrera, los miembros de Proxecto Cárcere ven la falta de actividad en el terreno. Aseguran que las obras no avanzan aunque la empresa adjudicataria está allí. Lo que más les preocupa son los agujeros abiertos en el techo, que llevan semanas e implican un mayor desgaste y más rápido de la estructura del edificio.
Los integrantes alertan de la emergencia que tiene entrar en la cárcel para darle uso y frenar su degradación a través de concienciación y acción colectiva ciudadana e institucional. Hace unas semanas, la asociación reclamó su puesta en escena en la única parte rehabilitada, ya que el presupuesto inicial de la obra, de 150.000 euros, no cubre la reforma planteada en un principio precisamente por los achaques que sufrió durante este tiempo muerto. Lo que solicitan es empezar a darle vida a la entrada de “seis u ocho salas donde se realizaba el vis a vis”, comentó Mariola Mourelo. Aunque reconoció entonces que “tiveron tempo suficiente para arranxar o que tiñan que arranxar”, lo que saben es que esta zona ya podría ocuparse. Con un año para programar actividades, el colectivo ve fundamental poner un pie en el bloque para meter presión a Interior.