lunes 18/1/21

La protesta de Alcoa en Madrid acaba en un tumulto y con un trabajador detenido

Los empleados habían acudido para exigir una postura política común para el estatuto electrointensivo

Los policías redujeron a varios de los trabajadores, entre ellos al presidente del comité de empresa de A Coruña | juan carlos hidalgo
Los policías redujeron a varios de los trabajadores, entre ellos al presidente del comité de empresa de A Coruña | juan carlos hidalgo

La concentración que los empleados de Alcoa celebraron ayer frente al Congreso de los Diputados para reclamar un frente político unido para el estatuto del consumidor electrointensivo degeneró en un altercado en el que varios manifestantes acabaron por los suelos, inmovilizados por los agentes antidisturbios, y uno de los trabajadores coruñeses resultó detenido por resistencia a la autoridad. 

El portavoz del comité de empresa, Juan Carlos López Corbacho, asegura que la actuación policial fue injustificada: “A alguien se le fue la pinza”.   

Hasta Madrid se habían acercado empleados de la multinacional americana del aluminio no solo de A Coruña, sino también de Avilés, puesto que ambas fábricas están amenazadas por el ERE que se consumará el 1 de julio. También acudieron de San Cibrao, la mayor planta con la que cuenta Alcoa en España, e incluso de Ferroatlántica, puesto que también es una industria amenazada por el alto coste de la factura energética. Todos juntos, cientos de personas, se concentraron junto a la plaza del Congreso, sin que los agentes del dispositivo de seguridad les permitieran ir más allá. 

Petardos y bengalas 
Corbacho había estado reuniéndose a lo largo de la mañana con varios representantes políticos (la presidenta del Congreso, Ana Pastor; el secretario general de Industria, Raúl Blanco, y el candidato de Ciudadanos, Albert Rivera) y salió a la calle para entrar en directo en televisión. En ese momento, los manifestantes trataban de convencer a los agentes de que les permitiesen entrar en la plaza, para situarse delante del Congreso. Los trabajadores habían lanzado petardos y bengalas, ignorando las instrucciones de los policías, lo que había caldeado el ambiente. El presidente del comité comenzó a hablar a sus compañeros y, siempre según su versión, un policía le atacó por la espalda, le hizo una llave y le arrojó al suelo, donde le puso una rodilla en la espalda. Aquello acabó en un tumulto en el que varias personas más se vieron implicadas, incluido el secretario general de CCOO, Agustín Martín. 

“La gente que estaba operativo se fue de las manos un poco el tema. No se tenían que haber metido, forzaron una situación indeseable”, opinó Corbacho. En cualquier caso, no hubo que lamentar heridos, y todos se libraron don algunas rozaduras y quemaduras en contacto con el suelo. “Todo quedó marcado por los incidentes, es una pena, una jornada reinvidicativa”, comentó. Aquello obligó a interrumpir el resto del programa de contactos que Corbacho tenía por delante. “Tuvimos que buscarle un abogado al compañero y preocuparnos por lo que había pasado. Fuimos a la comisaría y allí nos identificaron”, señaló el delegado sindical. 

Emisiones de carbono 
Pero el viaje no ha sido en vano: el Consejo de Ministros aprobará hoy una partida de 91 millones de euros dentro de la estrategia de ayudas de compensación indirecta de costes de emisiones de carbono que permite la Unión Europea, lo que beneficiará a las plantas de aluminio de Alcoa. 

El secretario de Estado de Industria, que hizo este anuncio tras reunirse con los portavoces, considera que es un compromiso “claro” de que el Ejecutivo busca la viabilidad de las fábricas y el mantenimiento de los puestos de trabajo. Este importe que se enmarca dentro de la línea anual de competencia de costes de la UE es un 16,5 % superior a los 84 millones convocados en diciembre de 2018.

Comentarios