sábado 16/1/21

Protección Civil reparte 500 pantallas para paliar la escasez de mascarillas

Una empresa coruñesa donó el material para que se pudiera montar y luego repartir donde fuera más necesario
Un agente de la Policía Local, con pantalla facial durante un control en la Tercera Ronda
Un agente de la Policía Local, con pantalla facial durante un control en la Tercera Ronda

Tras 18 días de estado de alarma, todavía no se ha conseguido abastecer a todo el que lo necesita de productos sanitarios para protegerse de contagio del Covid-19. Por eso se ha recurrido a medidas como la de repartir quinientas pantallas faciales, que ha llevado a cabo el Ayuntamiento tanto entre sus propios servicios como los de algunas entidades como Padre Rubinos o la Cocina Económica. Esto ha sido posible gracias a una donación desinteresada de una empresa coruñesa.

Esta entregó el material a los voluntarios de Protección Civil, que durante los últimos días han estado montando las pantallas para luego repartirlas a razón de setenta o cien por día hasta haber agotado el material donado. Hay que señalar estas que no ofrecen la misma protección que una mascarilla, pero resultan adecuadas para algunos servicios, como los que realiza la Policía Local, o en el comedor, donde el contacto con posibles contagiados no es tan directo.

 Sobre la eficacia de las pantallas hay bastante confusión, después de la polémica surgida en Madrid, donde el Ministerio de Sanidad no permitió su uso en los hospitales. “Son un sustituto para las mas carillas bastante bueno, para determinados trabajos. Para los policías o sanitarios que realicen el test, son más que suficientes”, explican la mismas fuentes.

Padre Rubinos

El problema es que no son herméticas al 100%, pero no se puede decir que sean tan efectivas. El Ayuntamiento lo utiliza, por ejemplo, en el estadio de Riazor, donde mantiene confinados a los sintecho desde hace más de una semana. Una de las entidades que más pantallas faciales ha recibido ha sido la institución Padre Rubinos, que tiene cien ejemplares. Según Eduardo Aceña, su director, su utilidad es semejante a la de las gafas protectoras, que se usan para evitar salpicaduras de saliva de los contagiados

Hay que decir que los servicios de emergencia municipales están mejor equipados para prevenir el contagio entre sus efectivos, dado que los policías locales no solo emplean estas pantallas en los numerosos controles que realizan para verificar que se cumpla el confinamiento, sino también tienen acceso a gel y a guantes suficientes por patrulla, mientras que en el casco de la Policía Nacional o la Guardia Civil, la provisión de productos sanitarios es más precaria. 

Comentarios